Johana Ortega

por La hora del escarnio


Columnas Viejas

Régimen de Castro en el periodismo independiente

Escrito por: Johana Ortega

Cuba y México actualmente son considerados los dos países de América peor clasificados por la lista anual de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF). Con 22 periodistas entre rejas, Cuba se posiciona como la segunda mayor prisión del mundo para los periodistas y continua en el lugar de peor país para la libertad de prensa en América.

Laura Pollán, esposa del periodista encarcelado Héctor Maseda y vocera del grupo Las Damas de Blanco explica que desde la Primavera de Cuba permanecen en prisión 55 presos, solo han liberado a 20 prisioneros por problemas de salud, pero en libertad condicional, de los cuales algunos tuvieron que exiliarse.

El infierno que viven muchos de los reporteros cubanos independientes se ve plasmado en los artículos que publican algunos periodistas o escritores en páginas web desde Miami. Aunque vivan en distintos países y las políticas a las cuales están regidos no sean en nada parecidas, ellos comparten un sentimiento similar, ese sentimiento de poseer la misma nacionalidad, lo cual los hace portavoces de las injusticias y derechos violados de sus compañeros o más bien hermanos.

En Cuba no hay libertad de expresión, por lo que las personas que opinan diferente no pueden publicar nada en los periódicos o revistas. Los periodistas independientes tienen que transmitir sus comentarios y noticias hacia el exterior de Cuba para que en medios radiales y escritos reboten a la Isla y las personas puedan escuchar opiniones y noticias que no son publicadas en la Isla. Otros elaboran publicaciones independientes confeccionadas con muchas limitaciones de impresión y distribución.

La solución para los problemas que enfrentan los periodistas independientes en Cuba es un cambio completo en las leyes del país, un cambio en el Código Penal que es el que codifica las violaciones a los derechos fundamentales en la Isla. Con este cambio tendría que venir el respeto a las libertades civiles y políticas de la población. Quiere decir que esto significaría un cambio de sistema político en el país. Esa es la única vía para impedir el arresto arbitrario, los juicios sumarios y la persecución contra los periodistas en Cuba.

Por último es importante resaltar que es necesario a nivel mundial “inventar nuevas medidas de presión, nuevos métodos de intervención, para desestabilizar a los enemigos de la libertad de prensa; descubrir sus fallos y adentrarse en ellos” afirma el RSF en su informe anual del 2008.

Anuncios