Tayrona el paraíso privado de los mochilero

por La hora del escarnio


Jose Ricardo Zuluaga
@joserrizuluaga 

El parque Tayrona tiene problemas mucho más graves que la construcción de un hotel de 7 estrellas.

En primera medida el 95% del parque se encuentra en manos de particulares y apenas el 5% restante es del estado link, lo que demuestra que en su mayoría es capital privado, segundo y con el ánimo de decepcionar a los que afirman que el Tayrona es el parque ecológico donde comparten los colombianos de todos los rincones del país, temo demostrar que las estadísticas oficiales demuestran la deficiencia en las visitas.

Para 2010 el parque fue visitado por tan solo 238.332  personas y en lo que va del presente año solo 123.008 viajeros entre nativos y turistas extranjeros han acudido a nuestra reserva natural. El número de persona que visitan el Tayrona produce lastima equiparado con visitas a territorios también indígenas como Machu Pichu en el Perú, y a destinos ecológicos como la Red de Parques Nacionales Naturales de Costa Rica.

Un destino que reúne estas dos características (parque ecológico y territorio indígena) es Cancún y su  Riviera Maya en México, un paraíso natural mucho menos exótico, donde residen cerca de 50.936 hablantes de la lengua indígena y que no abarca ni  la mitad de extensión de tierra del Tayrona. Recibe al año más de 4.7 millones de personas y millones de dólares al año producto de ingresos por ecoturismo.

En cabeza de estudiantes de biología, ecología y otras carreras diversos jóvenes se manifiestan en las redes sociales en contra de la posible construcción de un hotel en el Tayrona. Lo irónico es que los que más alardean son los que menos lo visitan y defienden, del total de visitas para la primera mitad de 2011 (18,110), solo 2,057 corresponde a niños y estudiantes según la unidad administrativa de parques nacionales naturales.

Y digo defienden porque de todos los que lanzan sus críticas en ‘Tayrona Libre’ ninguno habla de las 50 hectáreas permitidas y 83 tomadas ilegalmente por el ‘Relleno Sanitario de Palangana’ más conocido como el basurero municipal de la ciudad de Santa Marta  ubicado exactamente en la entrada del parque Tayrona. Aquí es donde cabría preguntarse ¿Qué destruye más ecosistemas y que causa mayor daño ambiental un relleno sanitario o un hotel ecológico? Todos en contra de la construcción de un hotel y ¿Cuántos denuncian y se manifiestan entorno a la podredumbre y abusos del basurero?

En primera medida y basado en las principales críticas, el gobierno ha sido enfático en aclarar un punto primordial sin el que no puede avanzar el proyecto, la consulta previa a los pueblos indígenas que allí residen. Segundo, la empresa Six Senses ha sido reconocida internacionalmente por contar con la asesoría y aprobación de la National Geographic en sus proyectos ecológicos donde certifican que no usan químicos, reciclan y protegen fielmente las reservas naturales donde se instauran, además de generar grandes posibilidades de empleo e ingresos para las comunidades de las zonas aledañas.

 El hotel abriría posibilidades para internarse en tan anhelado paraíso natural a visitantes de alto perfil como lo ha hecho un sinfín de países con sus reservas naturales sin quitársela a los que cada año libremente pueden visitar el parque. Además, ¿Si hay un terreno en el parque de 133 hectáreas para arrojar basura, por qué no adaptar un espacio mucho más pequeño para instaurar un gran hotel que promueva el ecoturismo en Colombia con responsabilidad ambiental?

El parque actualmente produce 679.334 millones de pesos  al año (2010) que son insuficientes para cubrir la demanda de 19.000 hectáreas de reserva natural, entre fauna, flora, senderos, playas, bosque y arrecife coralino además del personal de limpieza y administrativo. La baja afluencia de público se debe a las incomodidades y falta de hospedaje a la que se tienen que someter los turistas cual mochileros, decidiendo entre una visita relámpago de medio día o dormir en cabaña, hamaca o carpa. La propuesta de Six Senses es una gran alternativa para un país con un activo ambiental tan grande como Colombia de explotar sus riquezas naturales en pro del ecoturismo y de la comunidad. Los únicos que están privatizando el parque son aquellos celosos fundamentalistas ecológicos que no permiten el progreso y el adentramiento  en el parque a los que queremos visitar MAS NO dormir como mochileros.

@joserrizuluaga 

Anuncios