Encuestas, verdad, mentira o estrategia política.

por La hora del escarnio


A tan solo ocho días de las elecciones en el país, los medios de comunicación están bombardeando a la ciudadanía con las encuestas que se han realizado, con respecto a la intención de voto de los colombianos para las alcaldías y gobernaciones del país. Se han realizado debates interesantes en las principales ciudades   con los candidatos que están punteando las famosas encuestas que hicieron las alianzas entre los medios más populares.

Esas encuestas en vez de llevarle la realidad al país lo único que hace o intenta lograr es direccionar las elecciones y no es justo que la gente se esté dejando llevar por la opinión de tan solo 600 personas encuestadas en cada una de las ciudades, donde se llevaron a cabo dichas encuestas, eso no está bien y lo único que logra es que los ciudadanos se desilusionen, tomen la decisión de no votar  porque el candidato que quieren que gane no está punteando las “encuestas” y al fin de cuentas termina gobernando el que posicionaron unos pocos colombianos por la cultura del rumor .

Nosotros que estamos jóvenes y tenemos más acceso a las nuevas tecnologías y  a investigar, debemos procurar ir más allá de lo que nos vende esta sociedad de consumo en la que vivimos, en el caso de las encuestas electorales podemos llegar hasta la ficha técnica para  darnos cuenta que son muy pocas las personas encuestadas y que además no llegan a todas las esferas de una sociedad o  alguna vez ustedes han sido encuestados para opinar sobre  la intención de voto? Porque la verdad a mí nunca me ha tocado y a mis familiares y amigos tampoco.

Desde mi punto de vista esas encuestas son estrategias que usan para posesionar al candidato que más les convenga, a quien no lo sé, pero sin importarles el daño que se le hace a la sociedad que guarda algo de esperanza y tiene pensado ir a las urnas a votar. Hablo con dolor y con algo de desesperanza, después de haberme montado en un taxi y descubrir el daño que este método le está causando a las personas del común, este conductor que se gana su vida trabajando, muchas veces hasta 24 horas, para pagar a tiempo la cuota del carro y el estudio de sus hijos, sin dejar de lado el arriendo, los servicios y el mercado, es un bogotano que se declara absolutamente defraudado y engañado por los últimos alcaldes que ha tenido Bogotá, además es victima día a día de los huecos que hay en esta ciudad y los eternos trancones que no deja que le rinda el trabajo, después de que terminó de contarme  esto, yo le pregunto por quien va a votar en las elecciones del 30 de Octubre y me responde con algo de desconsuelo: “señorita eso ya está dicho en las encuestas, Petro va  a ganar, otro del polo va a llegar a robar, y la verdad no voy a votar”. Después de esto estoy segura que no solo él está pensando eso, sino muchos bogotanos y la verdad es que no hay que creer en las encuestas, hay que hacer caso omiso y apoyar al candidato que nos convence  hasta el final.

 

 

Anuncios