¿El debilitamiento de las FARC?

por La hora del escarnio


Por: Julián Felipe Sarmiento García

Es claro que la caída del jefe máximo de las FARC, Guillermo León Sáenz Vargas,  más conocido como “Alfonso Cano”,  es uno de los golpes más contundentes que ha tenido el gobierno de Juan Manuel Santos, quien se  iba rajando en materia  de seguridad.

Tras la exitosa operación “Odiseo”, que se llevó a cabo el pasado 4 de noviembre en el Cauca (en Paéz –Belalcázar), donde cayó el jefe guerrillero a causa de varios bombardeos, me pregunto, sí después de este impacto a un grupo al margen de la ley, como lo son las FARC; los colombianos nos podemos ilusionar o esperanzar con la anhelada paz reclamada por toda la sociedad.

Dado el cubrimiento periodístico que ha tenido esta noticia a nivel nacional como internacional, no quiero detenerme en los mismos detalles de la operación mencionados por los diferentes medios, Aunque vale la pena resaltar y destacar a los protagonistas de esta historia: las Fuerzas Militares de Colombia, quienes gracias a su ordenado, minucioso y cuidadosa operación, lograron dar de baja al extinto guerrillero. Una vez más queda demostrado que la tecnología, constituye uno de los factores claves a la hora de realizar este tipo de operaciones contra los grupos al margen de la ley los cuales, es poco lo que pueden hacer frente a este aspecto.  Todo esto lo digo por las aeronaves utilizadas en dicho operativo como lo fueron los 3 aviones A-37, 5 aviones Super Tucano, 4 helicópteros Arpía, 2 aviones fantasma, un helicóptero de rescate, así como también las bombas inteligentes de alta precisión, entre otros aspectos.

Con la muerte de Cano, es muy prematuro afirmar que es el fin de las FARC, debido a varias razones, en primer lugar es claro que el poder de este grupo ya no es el mismo del que llegó a tener en gobiernos anteriores ( Betancour, Gaviria, Samper, Pastrana), donde las filas de este grupo aumentaban de manera rápida; Aunque hoy en día estas filas, están debilitadas debido a las múltiples desmovilizaciones por parte de guerrilleros, quienes buscan un nuevo porvenir de  la mano del gobierno colombiano.   Por otro lado es claro que en estos momentos las FARC, atraviesan por  un proceso de cambio y restructuración interna, lo cual se complica debido a que el sucesor de Alfonso Cano,   Ivan Márquez se encuentra según medios nacionales por fuera del país, al parecer en territorio venezolano.

Ya son más de cuatro golpes duros a las FARC  donde Santos ha sido protagonista (primero como Ministro de Defensa y hoy en día como Presidente de la República), donde según se ha evidenciado, por cada baja este grupo ya tiene listo una nueva línea del secretariado. Llegará un punto en el que no existan más candidatos a ocupar esta línea, pero por lo pronto no podemos confiarnos de que este grupo insurgente  se vaya a quedar cruzado de brazos, esperando otro golpe, es más, tengo el palpito  que se aumentaran los secuestros y actos terroristas en el país.

Finalmente no se me haría extraño,  que dado los resultados que ha demostrado Santos a lo largo de su gobierno, estos sean la llave de la puerta de la reelección. Amanecerá y veremos.

Anuncios