Operaciones contundentes en las calles y en la selva.

por La hora del escarnio


Por: María Andrea Moreno F.

Revista Semana – Nov 14 de 2011

Operaciones contundentes en las calles y en la selva.

Los movimientos estudiantiles se unieron la semana pasada, paralizaron Bogotá en busca de una solución o de un acuerdo con respecto a la educación en el país. El principal fin era lograr que se suspendiera la Ley 30 que el gobierno nacional había expuesto ante el congreso y lo lograron, finalmente la ley se cayó, el gobierno nacional quedo mal parado y los estudiantes quedaron con el sabor que produce la victoria. De esto hay que resaltar: lo pacifico de las marchas, el buen comportamiento de los estudiantes, la alianza entre la universidad pública y  privada y la ruptura del concepto marchas= encapuchados guerrilleros.

Ahora solo falta que los estudiantes levanten el paro y vuelvan pacíficamente a clase, antes del cierre de esta edición todavía no se había decidido nada al respecto. Está claro que el país necesita una reforma, lo que aun no se ha decidido es cual será, esta será otra batalla que dará  el movimiento estudiantil y esperemos que sea para el bien de todos los jóvenes que necesitan beneficios a la hora de estudiar. Ojala contáramos con una educación pública de alta calidad y gratis.

Para todos había sido un misterio la operación que le dio muerte a Alfonso Cano, en esta edición contamos con los por menores, los testimonios de los infiltrados, quienes  llevaban casi cuatro años tras la pista del jefe guerrillero y como la unidad de inteligencia de la Policía y el Ejercito fueron dando de baja al personal de confianza de Cano.

Es cierto que estos pormenores de la actualidad nacional son muy importantes y lo tenemos presente en extensos artículos, pero en esta época invernal no podemos olvidarnos de los millones de damnificados que están quedando en el país, y mucho menos la tragedia por la que está pasando el departamento de Caldas, con el que nos solidarizamos, ya que pareciera que le hubiera “caído la roya” no por la ola invernal, sino por los gobernantes tramposos y ladrones con los que ha contado, no solo el departamento, sino también la ciudad.

 

Anuncios