Manizales: De tragedia en tragedia

por La hora del escarnio


Editorial El Tiempo 8 Noviembre de 2011

Jose Ricardo Zuluaga
@joserrizuluaga

La tragedia para los habitantes de Manizales parece no cesar. Cuando los manizalitas se recuperaban del grave incidente en una de las plantas del acueducto que dejó a la ciudad sin agua durante varias semanas, un deslizamiento de tierra en el  barrio Cervantes ya ha sepultado a 40 ciudadanos entre los escombros y  causado decenas de desaparecidos.

Los habitantes del sector responsabilizan a alcalde y gobierno nacional aludiendo a una falta de comunicación, previsión  y contingencia entorno al manejo oportuno de la ola invernal en el país. Sin embargo, el presidente Santos fue enfático en afirma que ya existía una alerta roja en el sector y que los pobladores ya habían sido alertados con una orden de evacuación.

El alcalde de la ciudad, Juan Manuel Llano, negó el conocimiento de una plan de evacuación y se abstuvo de dar una hipótesis sobre los motivos de la tragedia, no obstante, expresó que la alta pluviosidad que se ha registrado en los últimos meses pudo haber afectado la zona.

El gobierno nacional dispuso un comité local de emergencia que trabaja 24 horas de la mano de autoridades y rescatistas, la reacción oportuna y efectiva de los organismos de control ha permitido rescatar varios ciudadanos y evitar que la tragedia sea mayor.

La oficina municipal para la atención de desastres califico la tragedia como la peor ocurrida en la capital de Caldas. Los ciudadanos viven presos del miedo, el dolor y el terror de que mientras entierran sus muertos ocurra otra tragedia similar en las zonas aledañas que también están en alerta roja.

Pese a que nadie puede detener la furia de la naturaleza,  es importante que ciudadanos y gobierno acaten y tomen medidas pertinentes para enfrentar la ola invernal que ya deja un sin número de damnificados en el país. En temas que involucran la vida y seguridad de los ciudadanos, es importante que no existan rumores ni especulaciones y que los ciudadanos acaten devota y oportunamente las indicaciones de los organismos competentes.

Anuncios