por La hora del escarnio


NACIONAL: Adriana La Rotta

La periodista y columnista Adriana La Rotta hace parte del círculo de periodistas que inició su carrera en Colombia. Su experiencia en el país fue corta pero su viaje a Asia y Estados Unidos completó su carrera. Recientemente inició una seria de columnas para el periódico El Tiempo en donde expone varios puntos de vista influenciados, sin duda, por una visión general del país desde el exterior. Su capacidad para adaptarse a nuevas culturas inicia e influencia definitivamente sus escritos y las concepciones y temas que maneja.Un periodista que se ha formado en Colombia presenta sin duda un bagaje extenso en cuanto al manejo de noticias, la agilidad para la producción y utilización de mensajes y las herramientas que una cultura típica aportan en sus escritos. Cada palabra y cada mensaje que aporta un periodista en sus artículos y columnas hacen parte de una herencia cultural propia de un país con las características colombianas.

Esta reconocida periodista inició su carrera como presentadora de televisión en el país y continuó desde el 2007 su carrera en Hong Kong desde donde escribía para diarios en Argentina y Colombia. Paralelamente inició su blog “La Ruta de La Rotta” en donde desarrolla un viaje por Asia y China transcribiendo sus culturas y particularidades a un contexto latinoamericano. Después de haber vivido en Asia durante varios años, la periodista se trasladó a Estados Unidos para continuar su carrera. Desde Nueva York escribe actualmente la mayoría de sus escritos y la columna semanal para el periódico colombiano El Tiempo.

La Rotta escribe desde distintas partes del mundo y lo hace por medio de periódicos formales y un blog personal. El estilo de la periodista es moderno, lo hace siempre desde una perspectiva extranjera pero involucra siempre y de manera precisa temas colombianos. Cada columna se plantea a partir de una visión extranjera en relación con el contexto colombiano, la Rotta logra unificar al mundo con Colombia y Latinoamérica en general.

De allí que la periodista escriba para personas con una capacidad amplia cultural y política, sus lectores son sin duda, un conocedor de mundo, personajes interesados en conocer lo que sucede fuera de los límites nacionales, buscador de noticias extranjeras que no sean trasmitidas en medios nacionales ni con escritores inmersos en la situación colombiana. “Asia es inagotable (…) es un conjunto de países que para nosotros los colombianos parecen iguales (…) pero estando acá uno se da cuenta de que son totalmente diferentes”  menciona La Rotta.

El diario El Tiempo es el medio que publica las columnas de la periodista. Sin embargo, es importante destacar que cualquier influencia que proponga el diario no hace parte de las columnas o lo que comunica la periodista. El contenido que propone La Rotta difiere de cualquier vía que establezca el periódico que publica sus escritos, no hay una influencia evidente ni tampoco una línea editorial fácil de rescatar. Los temas de La Rotta disfrutan en cierta medida de una libertad que pocos poseen al publicar en este tipo de medios.

Por su parte, las columnas de la colombiana se estructuran de manera similar en cada publicación. Los temas que maneja hacen parte de un contexto extranjero, como se mencionó, pero la apuesta que hace la periodista involucra la realidad colombiana. Lo que trata de hacer es llamar la atención del público colombiano sobre temas extranjeros. La Rotta muestra al lector qué pasa en Asia o Estados Unidos, qué trascendencia tienen estos sucesos y de qué manera afectan al país. Sus columnas son sin duda ejemplo perfecto de originalidad y dependencia, su apuesta es libre y nueva en la medida en que sitúa al lector en medio de una situación extranjera en relación con su propio país. De esta manera, la presentación que hace de sus columnas son breves y concisas en la medida en que propone un tema relacionado con algún suceso extranjero y desarrolla a partir de lo sucedido una explicación sencilla que contextualiza al lector mientras que hace un aporte sobre el acontecimiento.

En ésta línea, la autora se vale de diferentes aspectos como argumentos para persuadir o conquistar al lector. La estructura argumentativa de La Rotta se enfoca en el conocimiento y la percepción propia que establece la autora. Como bien lo mencionaba anteriormente la columnista, lo que desarrolla en sus escritos parte de una visión nueva que alcance al lector y le muestre la realidad de los acontecimientos, de una cultura que no apetece a un colombiano promedio pero que debe ser observada con atención y tenida en cuenta constantemente.

Las columnas de la periodista se acercan al lector en la medida en que sus relatos hacen parte de vivencias que cualquier otro ciudadano pueda vivir en un país extranjero. Su estilo se enfoca en relatar sucesos cotidianos y evidenciar la trascendencia de lo sucedido de manera sencilla mientras que se contextualiza al lector. El trabajo que hace con sus columnas parte de situaciones particulares en la medida en que involucran a cada colombiano y la realidad misma del país.

De esta forma, las columnas y los relatos de La Rotta pueden presentar en ocasiones lugares comunes que son evidentes a la hora de narrar de acuerdo a sus vivencias. Sus relatos resultan sencillos y personales y la mayoría de veces podrían pasar por anecdóticos, aspecto que le brinda a la columna un tono extremadamente personal e incluso anecdótico.

Adriana La Rotta hace parte de un limitado grupo de periodistas: aquellos que permanecen alejados completamente de la escandalosa esfera política. Sus columnas hacen parte de un retrato vivido de un colombiano en el exterior que con capacidades y conocimientos se acerca a culturas lejanas y ajenas. Sus escritos relacionan diferentes realidades de manera personal pero orientada hacia un público extenso.

Finalmente, La Rotta ingresa en lo que podría llamarse un grupo al margen de la política. Sus columnas (a pesar de tratar temas políticos) nunca expresan intereses particulares o corrientes ideológicas evidentes. El manejo que hace desde el extranjero en relación con Colombia es claro, objetivo y determinante. Sus columnas son ejemplo de conocimiento, culturización y un afán por acercar diferentes culturas si a temas económicos, sociales o políticos se refiere.

Paula Gómez

Anuncios