FINAL ANGELA SAMPAYO

por La hora del escarnio


CORRECCIONES:

Fuero o dentro, es igual

Al parecer ser un político corrupto, que hace alianzas por medio de intimidaciones, compra puestos, o hace parte de la acción armada de los paramilitares contra la población civil, tiene sus beneficios en las cárceles colombianas.

Todos recordamos lo que ha sido la historia de la parapolítica desde el 2006 en el país.  Y a pocos se les ha olvidado personajes tan polémicos como el ex congresista Juan Carlos Martínez Sinisterra, encarcelado por presuntos nexos con “Rasguño” (otro al que no se olvida), y quien de nuevo es noticia.

Martínez Sinisterra, es quien a principios de 2011 celebró su cumpleaños durante dos días en La Picota, tuvo más de 20 invitados, y un año atrás había ampliado y remodelado, sin permiso, una celda que pretendía ocupar. Ese que fue cambiado de cárcel, a la de “El Bosque” en Barranquilla, por mala conducta, y tuvo en julio un permiso de un juez para salir durante 72 horas, y pretende hacer lo mismo para las elecciones de octubre, al parecer no podrá tener su salida para la fecha. Pero sin duda después de que pasen las elecciones el desfile de políticos a su celda no cambiará, y menos, sus salidas.

Parece increíble, pero cierto. A los ‘pobres’ parapoliticos pese a los casi nulos beneficios que tienen ante los demás presos, les suspenderán los permisos y salidas extraordinarias como garantía electoral. Es injusto, porque el tener su propio pabellón, poder presentar excusas para obtener permisos que los dejen salir, tener visitas cuatro días a la semana de lunes a viernes y no los fines de semana como los demás, y todo aquello de las fiestas y remodelaciones, evidentemente no es suficiente.

No me imagino a los ‘pobres’; ellos por ser tan ansiosos y tener sus fiestas de té, no se dieron cuenta que estaban abusando de su beneficio. El pobrecito de Martínez Sinisterra, por querer ver a diario a sus amigos, como al actual candidato a la alcaldía de Cali Édinson Ruiz Valencia, o al actual representante a la Cámara Heriberto Arrechea Banguera, no se dio cuenta que estaba arruinándose el permiso de salida de las elecciones. Pero no hay que ser pesimistas, en las tardes de té debieron haber previsto un plan B, C, ó D.

Por su parte el Gobierno siempre tiene un plan A, optó por esta medida de suspensión, como garante para las “íntegras” elecciones de octubre, porque quién sabe qué podrían hacer los parapoliticos si tuvieran más beneficios. El ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, aseguró que el Gobierno buscará que los jueces de ejecución de penas no otorguen beneficios de 72 horas de libertad y otros permisos durante la jornada electoral, ya que, al parecer, es lógico que si no pueden salir, pero siguen con todos los demás beneficios, muy probablemente no harán nada malo.

Y es que, qué más da si están afuera o adentro, seguirán teniendo sus visitas cuatro veces a la semana y sus demás bobaditas. Definitivamente es que: Es tan mal como paga el crimen y la corrupción en este país, que las cárceles no dan a bastos. ¡Ah! no, perdón: Es tan bueno como paga, que tienes ‘cárcel por casa’ y al Inpec de ”empleada”.

 

Cuarteto dinámico vs Servicio Público

Que empiece el desfile y se cree el nuevo combo. En junio pasado se reformó la Constitución para suprimir a la Comisión Nacional de Televisión (CNTV), ese ente supuestamente independiente y autónomo que defraudó a la democracia y al sentido común. El constituyente decidió a cambio —de manera un poco irresponsable— relevar las funciones de la CNTV y que ellas se repartieran entre varias entidades, todas las cuales dependen del presidente de la República. Eso, ni más ni menos, es lo que se desarrolla en el proyecto que el Gobierno presentó la semana pasada a consideración del Congreso, en el que se pretende crear una junta supervisora, conformada por el ministro de telecomunicaciones y tres personas más. ¿pero qué está detrás de todo esto?

La realidad es que, bajo las nuevas reglas constitucionales, temas tan trascendentales para la democracia como el control de contenidos y la adjudicación y renovación de las concesiones quedaron a discreción del Gobierno. Si bien el proyecto de ley prevé la creación de una Junta de Televisión, todos sus miembros finalmente serán designados por el presidente. Esa inmensa responsabilidad jurídica y política que el Gobierno tendrá ahora a cuestas, puede pesar demasiado en próximas elecciones presidenciales o al momento de otorgar una concesión. Todos sabemos cómo se manejan los intereses en nuestro país.

Lo alarmante aquí es que de nuevo no se tiene claro la política que debe tener el nuevo proyecto en marcha y mucho menos, si este prevé medidas de fomento a la televisión pública o la producción de contenidos Solo sabemos que será un “Cuarteto dinámico del Estado”. Y de nuevo queda pendiente la regulación de la convergencia audiovisual, y el ya confuso panorama en las reglas de juego de la industria de la televisión.

En lo que resta del año, y con la última frase del ministro de TICs, que dijo que “nadie ve televisión”, lo que nos queda por ver es cómo el gobierno se encarga de todo, encarando un proyecto en la defensa de los privados. El ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones reemplaza a la televisión, luego el gobierno toma el control de todo. Como quien dice, adiós autonomía. Ya no podremos criticar a Venezuela y demás países porque seremos como ellos, nos unimos al parche.

Lo único bueno es que se acaba con la CNTV. El resto todo mal: igualan televisión pública a canales regionales; no dicen nada de defensa del ciudadano; todo controlado por el Mintics; nada de cobro de porcentajes sobre publicidad a los operadores privados; absolutamente nada sobre televisión por cable o satelital; nada sobre apoyo a creadores; nada sobre nuevos operadores.

Parece que como todo, para nuestros mandatarios, es un negocio redondo. El cual se maneja con mucha técnica, pero lo que se le olvida a ellos y  muchos otros es que la televisión no es una técnica, es un servicio público.

NUEVAS:

Misterio a la orden

Al mejor estilo de “Scooby Doo”, poniéndole rostro al enigma en medio de la penumbra y sabiendo que me voy a asustar, me dispongo a tratar uno de los misterios actuales en el país, Los alumnos de las listas.

Este mismo misterio lo define el Ministerio de Educación Nacional como: “Dícese de los alumnos que aparecen registrados en las bases de datos de los colegios,  cuando en la realidad no existen”.

La Ministra de Educación, María Fernanda Campo, y los organismos de control del Estado lograron detectar que en el país existe un listado de 180 mil estudiantes que aparecen matriculados en varias entidades territoriales del País y que en realidad no existen, son estudiantes fantasmas que le cuestan 200 mil millones de pesos en subsidios al País, son dineros que se dejan de invertir en las verdaderas necesidades de la educación y que van a parar a los bolsillos de la corrupción.

El informe revela las distintas modalidades que supuestamente utilizan los rectores de las instituciones educativas para reportar alumnos falsos, a cambio de subsidios que se malgastan o se pierden.

Las cosas funcionan así: El Sistema de Información de Matrículas está a cargo de las secretarías de educación, aunque cada rector maneja una clave con la que accede a este sistema para reportar los estudiantes que tiene en su colegio son varias las formas en las que los rectores, secretarios de educación o personal administrativo pueden colar un niño fantasma en el Simat.

La primera es cuando no se descargan del Sistema los estudiantes que finalmente no llegan cuando empieza el año escolar. La segunda, cuando el estudiante abandona sus estudios por diversos motivos, pero el rector nunca lo da de baja en el sistema. La tercera al registrar a niños que viven en los alrededores de las instituciones educativas pero que no asisten a clase. Y la cuarta cuando consiguen censos de población desplazada e incorporan los datos de los menores para hacerlos aparecer como estudiantes y recibir hasta 1.400.000 pesos anuales por cada uno.

Pero tal vez a la Ministra hay que contarle que en los colegios también hay otros estudiantes fantasmas, los que piden permiso para las citas medicas y se van para otra parte, los que llegan en el transporte y se vuelan del colegio para regresar a la hora de la salida, los que uno ve en uniforme  andando la calle a cualquier hora, los que nunca van a estudiar y terminan ganando el año.

Este misterio debería significar para el Ministerio de Educación Nacional,  que se este preparando para el anunció que hizo desde el pasado mes de agosto, decretar la gratuidad total en la educación, es decir que si el gobierno piensa girar los recursos directamente a los establecimientos educativos le toca depurar las listas. Ojalá que hagan lo mismo con los listados de la Registraduría Nacional del Estado Civil, allá también hay miles de fantasmas, los que votan estando muertos.

La minería de toda la vida 

http://dl.dropbox.com/u/36638292/columna_final.mp3

ENSAYOS COLUMNISTAS NACIONAL E INTERNACIONAL:

ENSAYO – Mario Vargas Llosa

La columna de Mario Vargas Llosa en La República, “Piedra de toque”, es el referente que he seguido a lo largo del semestre. Dentro de sus escritos se encuentran fragmentos de lo que uno puede leer en sus novelas. Pero no se puede medir hasta que punto su afán por conservar el tono literario lo aleja de ser concreto en lo que quiere decir.

Mario Vargas Llosa, es un escritor en lengua española, uno de los más importantes novelistas y ensayistas contemporáneos. Peruano de nacimiento, cuenta también con la nacionalidad española, que obtuvo en 1993.

Su obra ha cosechado numerosos premios, entre los que destacan el Nobel de Literatura en 2010, por su cartografía de las estructuras del poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, su rebelión y su derrota; el Premio Cervantes (1994) y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1986), entre otros.

Al igual que otros autores latinoamericanos, ha participado en política, siendo defensor de las ideas liberales. Fue candidato a la presidencia del Perú en 1990 por la coalición política de centroderecha Frente Democrático.

Actualmente sigue escribiendo novelas, alternando este trabajo con columnas de opinión para dos reconocidos diarios internacionales, El País de España y La Republica de Perú, diario al que se sumo como columnista desde junio de este año, tras creer que el diario El Comercio, en el cuál antes escribía, estaba polarizando su información en vísperas de las elecciones peruanas, favoreciendo la imagen de Kieko Fujimori.

Sin duda alguna este escritor cuenta con unas habilidades únicas para la escritura, que para esta ocasión no resultan ser tan favorables en la opinión. Muchas de sus columnas me han dejado ver esa costumbre literaria que tiene al escribir, sin importar si habla de política. Y que en política, por lo menos en teoría se debe hablar claro.

Trata siempre temas internacionales, que sumergen la acción política de los hechos más actuales. Todo con una gran extensión. Por lo general trata siempre de hacer un contexto antes de hablar en especifico de su tesis principal. A lo largo de sus columnas pretende ser crítico y aporta preguntas que se derivan de lo que ha expuesto en un inicio. Cumple con objetivo importante y hacer que el lector reflexiones sobre lo que escribe, por lo que si uno se detiene a leer los comentarios se da cuenta que el escritor tiene unos lectores divididos en apoyar lo que él dice y oponerse completamente.

El hecho de que opine en su mayoría de política ha hecho que reciba muchas criticas desfavorables. Por ejemplo ha comparado tratos del gobierno español con el peruano que han despertado una gran polémica en su país de nacimiento. Comúnmente  se le atañe que según lo que se este hablando él opina, pero opina favoreciéndose a si mismo en algún modo.

En mi opinión sus escritos en estos diarios son de un acierto fenomenal en la construcción literaria de las columnas, cuenta con una gran credibilidad, por lo que es necesario releer lo que escribe para ver en que punto movió fichas a favor de la idea principal.

Sin importar el tema que trate trabaja de manera clara los referentes que hace, para todo tiene un ejemplo y un análisis de lo que podría pasar. Claramente el hecho de que sea una persona tan instruida hace posible los argumentos bien logrados.

“El argumento según el cual la legalización atizaría el consumo como un incendio, sobre todo entre los jóvenes y niños, es válido, sin duda. Pero lo probable es que se trate de un fenómeno pasajero y contenible si se lo contrarresta con campañas efectivas de prevención. De hecho, en países como Holanda, donde se han dado pasos permisivos en el consumo de las drogas, el incremento ha sido fugaz y luego de un cierto tiempo se ha estabilizado. En Portugal, según un estudio del CATO Institute, el consumo disminuyó después que se descriminalizara la posesión de drogas para uso personal.”

En la anterior cita habla sobre la despenalización de la droga. Logra concretar como las reacciones actuales de lo que se dice al respecto y su opinión, sin dejar de lado los referentes de otros países y las posibles consecuencias.

A ratos fatiga la extensión de los escritos. Parece que redondeara mucho las ideas. Otra de sus características como columnista es puntualizar en sus posiciones al respecto de las cosas.

“Me alegro de que sea así porque creo que el Partido Popular cuenta con el mejor equipo de economistas y las ideas más claras para enfrentar el difícil y sacrificado reto que será llevar a cabo las reformas radicales necesarias. Esperemos que cuente también con el coraje que hará falta al próximo gobierno si de veras quiere sacar a España del marasmo económico en que se encuentra, devolverle el dinamismo que tuvo durante los ocho años del gobierno de José María Aznar, y la confianza en el futuro que esta crisis ha hecho añicos.”

Aquí hablando del desempeño del gobierno español, es el ejemplo de la posición personal expuesta de manera clara.

A manera de resumen las columnas de Vargas Llosa son escritos de alta calidad pero que en términos críticos a la política internacional no aportan mucho, tiene la capacidad de exponer sus puntos y que sean creíbles pero cuando uno termina de leer toda la extensión queda con la sensación que puede ser cierto o no puede ser cierto, que el argumento es muy casado como capricho y modo único de pensar y no de manera crítica.

 

ENSAYO – Manolo Azuero

Como columnista nacional elegí a Manolo Azuero, un joven de 20 años que escribe para La Vanguardia de Bucaramanga.  Es un joven destacado que con su trabajo a sabido hacerse reconocer en la capital santandereana. Cuenta con una gran capacidad de liderazgo, la cual utiliza para movilizar campañas en pro de los derechos humanos en su ciudad y pretende dar herramientas para que la gente sea crítica ante la realidad colombiana.

Sueña acabar con la violencia en Colombia, se apropió y abanderó las manifestaciones pacíficas, cívicas y masivas que tuvieron lugar este año. Dentro de sus pasatiempos tiene al fútbol y la realidad colombiana. “Ser colombiano más que un título, es un principio al que debemos ser leales, y ser leal es aportar todas nuestras capacidades para construir un futuro mejor”, expresa él de acuerdo a lo que es ser colombianos, frase que se ajusta a su trabajo y todo en lo que hace parte.

También es columnista en KienyKe  y presentador del programa El Ventilador de Cable Noticias. Trabaja sobre una línea crítica e investigativa que le ha llevado a ser noticia nacional tras los contratos y hechos que ha develado.

Es un emprendedor que quiere que la juventud colombiana tome al país y desplace esa corrupción e incongruencia que hay entre lo que mandan sus gobernantes y lo que necesita el país.

Como análisis de su trabajo tomé la columna de Vanguardia Liberal, donde publica todos los viernes. La temática de su columna tiene como centro Bucaramanga, trata siempre de hacer alusión a su ciudad y la realidad que en ella se parece tanto a la de la demás Colombia.

Su manera de escribir coincide con su juventud y enmarca la preocupación de tener un país corrupto y necesitado de vigilancia para que actúe correctamente. La extensión de sus columnas no es muy larga, pero le alcanza perfectamente para defender su argumento siempre. Se ha ganado la credibilidad de sus lectores, con todo su trabajo de liderazgo en Bucaramanga.

Sus columnas son serias y se enmarcan dentro de lo político. Maneja la investigación como un gran recurso de sustento en todo lo que escribe, por lo que cada acusación o escándalo del cual informa es sostenido con firmeza por sus pruebas, fuentes y argumentos.

Los temas que trata son actuales y de popularidad en la realidad colombiana. En el caso de las elecciones pasadas, Azuero era claro es su posición y contundente con la farsa que terminan siendo esta clase de actos democráticos.

“El gasto de recursos y de publicidad política fue excesivo y condenable, reflejo de la democracia vacía que vivimos. La invasión de postes en cada esquina fue propiciada por la gran mayoría de candidatos. Los puentes de Metrolínea fueron tomados sin mucho problema como vitrinas para la papelería electoral. Los andenes y separadores fueron invadidos, incluso con vallas oficiales de las campañas. Los pasacalles al por mayor sobrepasaron cualquier línea de respeto por la ciudadanía. Incluso glorietas públicas cayeron en las manos del marketing proselitista”.

Sin duda complementa todo lo que escribe con cosas reales, que cualquiera de sus lectores puede corroborar o ser victima inmediata de la misma.

“Lo anterior, en medio de una infortunada complicidad de gremios y organizaciones sociales, de medios de comunicación y de instituciones estatales negligentes, que faltan a su deber de controlar y sancionar a todos esos bandidos que dejan las premisas de honestidad y honorabilidad olvidadas en el papel. La corrupción es un legado que vive en medio de la impunidad. Sus promotores siguen viviendo en sociedad, influenciando la opinión nacional e incluso presentándose como candidatos a gobernar. El desaparecido Rodrigo Lara Bonilla describió ese cáncer nacional de la impunidad en 1982 a través de un valeroso y contundente discurso:

“¿Cuánto daño se la ha causado a Colombia con la impunidad? ¿Cuánto daño se le causa a nuestra sociedad con negociados que se hacen permanentemente en los cargos públicos? Con esos capitales que surgen de la noche a la mañana, por un paso de un momento a otro por un ministerio, por una gobernación, por un instituto descentralizado, sin que el pueblo colombiano sepa cómo se ha sancionado a los responsables de esos negociados”.”

Como en la anterior cita, Azuero complementa sus escritos con referentes literarios al tiempo que impregna el pasado de las cosas con lo consecuente de los actos en el presente. De nuevo, siempre con cosas corroborables y que le dan cierta confianza al lector de que lo que se esta leyendo es cierto.

En general la manera de escribir de este joven y todo lo que encontramos en sus columnas son herramientas de crítica, que si bien él da los argumentos y demás, ayudan a que seamos más concientes con lo que pasa alrededor.

Mi único desacierto con Manolo es que a veces recurre a lugares comunes, se refiere a cosas de la misma manera que todo el mundo lo hace, lo cual no tiene sentido con la intención que el mismo vende a través de su discurso, “el de ser un agente de cambio”. Por todo lo demás concluyo que es un buen columnista y que logra una gran calidad en sus escritos.

Anuncios