Santiago Ruiz ForeroOpinar por opinar

por La hora del escarnio


El 31 de Octubre de 2010 fue asesinado el joven estudiante Luis Andrés Colmenares en hechos aún desconocidos. La investigación se retomó en 2011 después de una exhumación al cuerpo que arrojó como resultado que no se suicidó como en primera instancia se había asegurado.

Es un caso rarísimo, el cuerpo fue encontrado en el caño el Virrey días después de haber desaparecido. Dos jóvenes estudiantes de los Andes, Laura Moreno y Jessi Quintero, quienes aseguran que todo fue un accidente; lo vieron por última vez y son señaladas de estar encubriendo a otra persona y por eso están pagando casa por cárcel.

Ninguno de nosotros estuvo el día del suceso. No soy quien para asegurar si fue un asesinato o fue un accidente, tampoco tengo motivos para creer su versión de los hechos, ya que es la justicia la encargada de determinar cuáles fueron las verdaderas circunstancias que rodean el caso.

El suceso que en 2011 tuvo mucha fuerza y que en estos primeros días del año hemos escuchado bastante me hace pensar algunas cosas… ¿Por qué este caso ha sido tan importante para los medios? ¿Será que por el simple hecho de estar en la Universidad de Los Andes merece tal despliegue informativo? Creo que la segunda pregunta responde a la primera y es triste pensar que en nuestro país la vida de un ser humano tiene más valor que otra por el simple hecho de tener más plata.

Esto me enferma, ¿acaso no todos somos iguales?, no merece un asesinato confuso el mismo despliegue de información sin importar si fue en un lujoso barrio de la capital o en una invasión como Altos de Cazuca. Pero creo que hay algo que me enferma más y es la cantidad de jueces que han condenado a estas dos jóvenes en realidad sin saber lo que realmente pasó, pero como son las de Los Andes todo el mundo se ha atrevido a opinar como este personaje “relámpago13” que ha comentado en cada uno de los artículos de Eltiempo.com no sé si él estuvo pero al parecer si porque miren su última publicación. “Las tontas se estarán creyendo muy inteligentes por engañar a la justicia hasta este momento, pero después de que sean condenadas por encubrimiento y que la Fiscalía tiene más pruebas de las que ellas se imaginan, entenderán el grave error que cometieron y para ese momento será demasiado tarde. Que torpeza, dejarse condenar sólo por encubrir a cualquier guevón, les va a ir bastante mal”.

Es un hecho que en Colombia nos encanta opinar, damos nuestros puntos de vista sin pelos en la lengua, pues mírenme hasta yo estoy opinando, pero para opinar hay que informarse, definitivamente no es válido opinar por opinar, en primer lugar los encargados de impartir justicia son los jueces y fiscales del caso que son quienes realmente tienen las pruebas para demostrar que fue lo que pasó así que por el momento las dos jóvenes son inocentes hasta que se demuestre lo contrario; en segundo lugar es importante que el país entero entienda que todos somos iguales que la vida de una persona no vale más que la de otro por el simple hecho de tener más dinero, joyas, propiedades o carros, los medios de comunicación tienen que ser responsables y cuando esto entre en la cabeza de los colombianos impartiremos justicia de manera adecuada POR FIN.

Santiago Ruiz Forero

Anuncios