CONTRADICTORIO TWITTER

por La hora del escarnio


Twitter se convirtió en la red social más práctica y popular en la actualidad. En 140 caracteres, como un mensaje de texto, las personas escriben opiniones, ideas y argumentos de sucesos actuales. Reciben y comparten  información. Se acercan a personajes públicos, desde políticos hasta artistas. Se crean organizaciones y revoluciones. Y lo más importante: dicen lo que quieren y es replicado en el mundo, algunas veces, con grandes repercusiones. Pero esa última ventaja de Twitter parece desvanecerse cada vez más por un interés lucrativo.

Twitter ha tenido, desde su nacimiento en los Estados Unidos en el 2006, una gran importancia en el intercambio de  experiencias de sus usuarios y en la facilidad de congregar a las personas para un determinado fin. Por ejemplo, la revolución egipcia de 2011, cuyo objetivo era revocar al presidente de esa época, Hosni Mubarak, se organizó a través de Twitter. También, en Colombia, la convocatoria estudiantil para la marcha en contra de la reforma de la Ley 30, se hizo por esta red social que, posteriormente, fue radicada del congreso por el gobierno nacional. Ha sido tal el impacto de Twitter que en países como China y Egipto, durante la revolución, ha sido censurado.

Cuando las Leyes controversiales SOPA y  PIPA fueron propuestas en el congreso de Estados Unidos, Twitter fue una de las primeras redes sociales, junto con Facebook, en abanderar argumentos en contra de éstas; porque promueven la censura en internet, al prohibir a los sitios web los enlaces de otras páginas que infrinjan los derechos de autor. La paradoja es que la misma red social que está en contra de la censura en internet, bloqueará mensajes que violen o atenten las leyes de cada país, según el comunicado del 26 de enero expresado por Twitter “Starting today, we give ourselves the ability to reactively withhold content from users in a specific country — while keeping it available in the rest of the world. We have also built in a way to communicate transparently to users when content is withheld, and why.”

Ahora me pregunto ¿no es eso otro tipo de censura? ¿ por qué Twitter no apoya a las leyes SOPA y PIPA y, por el contrario, promueve la censura de mensajes que “atentan las leyes de un país”? ¿se reduce esa paradoja a un interés lucrativo?

Es posible que Twitter prefiera censurar algunos tweets y no perder millones de usuarios de países como China, en donde está censurado para evitar ideas revolucionarias, con comentarios que atentan contra la estabilidad de esos gobiernos. A esta red social no parece importarle en lo absoluto la libertad de expresión, pero sí tener más usuarios y así tener mayor poder adquisitivo.

La posición de Twitter  frente a las leyes SOPA y PIPA es conveniente, pues varios de los links que sus usuarios comparten, provienen de páginas que violan los derechos de autor. Es decir, que esta red social podría perder uno de sus grandes atractivos.

En conclusión, las posiciones de Twitter dependen de la situación que más le convenga. Todas esas posturas están direccionadas a tener más usuarios que le incremente su capital. Con las leyes propuestas en el senado de Estados Unidos, muchos usuarios podrían sentirse amenazados y van a preferir cerrar sus cuentas. Eso no les convendría.  Pero  con el bloqueo de mensajes que violen las leyes de las naciones, los gobiernos permitirían su acceso al no verse amenazados. Así, se multiplicarían los usuarios. En China (el caso más evidente) 500 millones de habitantes se unirían a la red social, es decir, la mitad de su población, si el gobierno permite el acceso de sus ciudadanos a esta red social.

Al paradójico Twitter no le importa si sus usuarios utilizan esta red como medio para la convocatoria de revoluciones, para compartir o discutir sucesos de la actualidad. Twitter, con sus posiciones contradictorias frente la censura en Internet, evidencia su único interés: el dinero.

 

Por: Laura C. Dulce Romero

Anuncios