La Guerra fría del siglo XXI

por La hora del escarnio


En los noventa, el mundo presenció la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia. Se sabía que los dos países estarían dispuestos a “apretar el botón rojo” en caso de que el otro atacara. Seguro fue uno de los momentos con más tensión que el mundo ha vivido desde la Segunda Guerra Mundial. Los países potencia a nivel militar, después de 1991, se fortalecieron y construyeron bombas nucleares por si acaso a Estados Unidos o Rusia se les daba por apretar ese botoncito. Rusia tenia de su lado a China y Estados Unidos a países europeos y a Israel;

Siempre se ha hablado de Estados Unidos, Rusia y China como los grandes en temas nucleares pero ahora, en el siglo XXI, entra a escena Irán: un país árabe con problemas internos entre grupos religiosos del mismo islam y con un presidente, Mahmud Ahmadineyad. Irán se ha convertido el mayor proveedor de petróleo del mundo y con sus nuevas plantas nucleares, que según él y su gobierno son para enriquecimiento de uranio, potencias cono el Reino Unido, Francia, Alemania y no podía faltar, Estados Unidos, aseguran que bajo la manga tiene una bomba nuclear.

Las grandes potencias se quedan sin petróleo. Pues a medida que Sarkozy, Merkel y otros mandatarios arremeten contra el plan nuclear de Irán, Ahmadineyad les va cortando los servicios y no encuentran otra opción que volver a poner la mano en el botón rojo esperando a ver qué pasa.

Ehud Barak, ministro de defensa israelí tiene a su ejército listo para reaccionar ante cualquier amenaza nuclear que atente con la paz y la seguridad de su población. Cómo no va a estar así si el señor Ahmadineyad ha dicho en varias ocasiones que “Israel debe ser borrada del mapa”. Es que para decir que todo un país y alrededor de siete millones de habitantes deben desaparecer del mapa, hay que ser Adolfo Hitler, estar loco o tener mucho odio.

¿Y qué nos interesa a nosotros los latinoamericanos, los colombianos, este tema? Que se maten allá ellos y que miren a ver cómo salen de esas. No. Resulta que por estos lados del mundo, entra otro personaje muy querido por mucho y odiado por otros a participar en esta tragicomedia. Tenemos a nuestro vecino venezolano Hugo Chávez que desde hace ya varios años anda, y perdónenme la expresión, de pipí cogido con Ahmadineyad. Tan es así, que en los últimos dos años estos dos mandatarios se han visitado en seis ocasiones; una vez tú vienes a mi país y a la próxima yo visito el tuyo. En enero fue el turno de Ahmadineyad de visitar a Chávez y de paso visitó a Correa y a Fidel Castro. ¿Para qué? Nadie sabe. Pero eso sí les digo que algo se traen entre mando estos compinches de la política. Tenga cuidado que para hacer travesuras sólo se necesita uno y acá por nuestra zona ya tenemos cinco.

 

 Valerie Varty.

Anuncios