La mafia detrás del hurto simple

por La hora del escarnio


Después de oír la noticia “cayó banda dedicada al robo de tamales en el sur de Bogotá” me dio un ataque de risa,  fuera de ser una nota chistosa por la forma en que  trasmitieron , me pareció  curiosa, además oí comentarios como  “que pesar eso no debe de ser una banda si no tres personas necesitadas”. Y me quede pensando en el asunto.
Pues es que “los ladrones no  dan papaya gratis”, estoy segura que  uno no se mete en problemas o  corre riesgos   poniendo en  juego  la libertad y la vida por cosas  mínimas.  Y sí  las condiciones están muy difíciles, la gente puede  estar muy necesitada  pero se que  detrás de esas  tres personas que roban un almacén hay toda una mafia que las sostiene. Por consiguiente para ser más precisa me puse a hacer  el análisis de  las “súper ganancias” en este caso de las personas que se robaban los tamales, supongamos que si son 50 tamales y los vendieran cada uno a 4 mil pesos  se ganarían: 200 mil pesos  y dividíos  en 3  son: 66.600 pesoos.
Si ven los resultados las ganancias no son muchas para el peligro que corre una persona  si llega a ser capturada  (un hurto simple da una pena de 6 años).  Y la razón es que detrás de  estas  personas hay unas grandes organizaciones que subsidian en la mayoría de los casos a estos grupos. O sea que robar no es un “empleo informal” a ellos  como están las cosas les deben pagar vacaciones, subsidio de transporte y hasta salud.
Es que más que ser un problema personal es un problema estructural.  Estas organizaciones son  empresas donde reclutan a los más pobres y les van designando labores. Y eso no me lo invente yo, las investigaciones penales demuestran que detrás de esa persona que roba  un celular hay un jefe y que detrás  de ese jefe hay otro jefe y así sucesivamente. Y lo reconfirme con  la fiscal Martha Magnolia Ortega encargada del departamento de Fe pública y patrimonio Económico “Es que detrás de estos pequeños hurtos hay toda una organización, una serie de bandas criminales que cumplen cada una su función en el delito.”
Es ahí entonces donde esta la raíz del problema de los hurtos, sí muchos pueden ir a la cárcel y pueden ser sancionados, pero si no se erradica la estructura de poder o  la organización que hay detrás es muy difícil  desarraigar ese fenómeno social.

Anuncios