APAGUE Y VÁMONOS

por La hora del escarnio


Los bogotanos llevamos ya muchos años con problemas de movilidad. Enrique Peñalosa tuvo una idea en su último gobierno, idea que fue tomada de otra ciudad en otro país: el Pico y Placa. Las reglas eran: de lunes a viernes, cada carro, dependiendo el último dígito de su placa no podrá movilizarse entre las 6:00 am y las 9:00 am y las 5:00 pm y las 8:00 pm dos días a la semana. Hasta ahí todo iba bien, la congestión de la ciudad disminuyó y todos los capitalinos acataron la norma. El problema fue cuando apareció nuestro Alcalde estrella y hoy enjuiciado, Samuel Moreno, y al ver que la ciudad no andaba, que los carros no se movían y que la velocidad promedio era de 14 Km. por hora (gestión del Alcalde, Lucho Garzón quien destruyó la ciudad y la dejó llena de huecos), decidió que el pico y placa iba a durar todo el día, es decir, el carro particular ya no salía de seis de la mañana a ocho de la noche dos veces a la semana. Y fue acá donde la ciudad colapsó. La gente que realmente vive de trabajar en la calle, visitando clientes, en su carro, si podía, compraba un segundo carro. Así la ciudad se fue llenando de carros y con pico y placa o sin él, la ciudad se volvió caótica. Ni hablar de las espectaculares obras no finalizadas y hurtadas por Samuelito.

Pero no vine hablar de Moreno. Escribo para hablar de las grandes ideas que a nuestro nuevo alcalde Gustavo Petro se le han venido a la cabeza. En primera instancia tenemos el no porte de armas, norma que empezó a regir desde el pasado primero de febrero. No estoy del todo en desacuerdo con la idea porque finalmente portar un arma puede ser peligroso hasta para el mismo portador si no se sabe usar. ¿Imagínese que se le dispare y se vuele un pie? Pero que no venga a decir el señor Petro que también está pensando en la posibilidad de desarmar a las compañías de vigilancia y seguridad. Hágale señor alcalde, dele más razones a los vándalos para delinquir, que con la excelente seguridad de Bogotá y con agentes de policía en cada esquina como los vemos todos los días, ellos se van a quedar sentaditos en sus casas viendo televisión. Si va a hacer las cosas, hágalas bien.

Segunda idea brillante: “No construyamos la ALO (Avenida Longitudinal de Occidente). En mi gobierno no habrán proyectos que favorezcan a los ricos” Palabras textuales del Alcalde de Bogotá. No seamos ridículos señor Alcalde. Su ex compañero de gobierno acabó con las vías de la ciudad y lo que necesitamos son nuevas vías y en buen estado para des embotellar esta ciudad y dejar que los carros fluyan como el agua del río, como cualquier capital del mundo de n país decente y sí creo que mi país es bastante decente como para merecerse lo que los bogotanos estamos viviendo. ¿Y los ricos? Qué tienen que ver en todo esto. Construya la ALO, métale un buen sistema de transporte masivo, que funcione y va a ver cómo millones de bogotanos, de todas las clases sociales, se van a beneficiar. Este tema dará para todo un artículo.

Tercera y última (desafortunadamente por el momento) idea brillante del señor Gustavo Petro: Volvamos peatonal la carrera séptima entre la Plaza de Bolívar y la Calle 26 (Que en buen estado se encuentra, especialmente a la altura de la séptima) A ver señor alcalde, ¿realmente usted conoce la ciudad que está gobernando? Hasta un niño bogotano de primaria sabe que ese sector de la ciudad, que a partir del próximo mes va a ser peatonal (porque ya es un hecho) sabe, que esa zona es zona empresarial, se hace llamar Centro Internacional de Bogotá. A ver, repita después de mí: Cen-tro In-ter-na-cio-nal. ¿Quedó claro? Y no me venga a decir que esto lo hace porque el ambiente es prioridad porque esa no se la cree ni su mamita; tampoco es para el bien de los peatones y mucho menos para los trabajadores informales que venden en los semáforos vehiculares cuando están en rojo a los carros que van pasando. ¿Usted, o alguien de su equipo se tomaron la molestia de hacer una mínima encuesta, por más chambona que fuera, a los ciudadanos de la ciudad que usted gobierna para ver si estábamos de acuerdo o no? ¿Para ver si sí contribuía a la economía, la movilidad, la comodidad y a otros factores de la ciudad y sus ciudadanos? No me tiene que contestar, ya los bogotanos tenemos la respuesta.

Este señor lleva un mes gobernando mi ciudad, donde he crecido y vivido toda mi vida. Está gobernando una ciudad que no es de él. Un mes de gobierno y ya tenemos estas grandes ideas de “progreso” para la ciudad. Felicitaciones señor Petro: siga trabajando esas ideas que con usted sí vamos a lograr la tan nombrada revocatoria de mandato.

Valerie Varty.

Anuncios