La era del shopping virtual

por La hora del escarnio


Tal como lo dice nuestro reggaetonero insignia, J Balvin, –quien por estos días es la máxima representación de la música en el país- hacer compras por internet es “el negocio, socio”.

Recuerdo aquellos días en los que para poder irse de shopping y conseguir rebajar y buenos precios, era necesario esperar hasta febrero a que salieran todos los artículos que se habían quedado de las colecciones pasadas y que no se vendieron en diciembre, los sobrados, mejor dicho.

O, en su defecto, había que viajar a Miami o Panamá y buscar hasta el último rincón de los almacenes outlets, almacenes cuya característica principal es que todo está desorganizado y regado por todo el local.

Y es que además de tener que hacer una búsqueda exhaustiva por todos estos locales, después del riguroso proceso de selección, había que proceder a medirse todo. Era agotador.

Pero estas fueron épocas pasadas hasta que descubrí mi salvación: las compras por internet.

Este es el paquete completo: no hay necesidad de moverse de la comodidad de la casa, o de la cama si así se prefiere, se puede pagar a varias cuotas, se consiguen precios especiales y no es necesario buscar en medio de bultos y regueros de ropa o artículos defectuosos para encontrar lo que se busca. Con una tarjeta de crédito e internet, se tiene el mundo a los pies.

Además de todas estas facilidades, ha surgido una nueva ola de páginas en internet que se dedican a vender artículos de todo tipo con rebajas de hasta el 90%. Páginas como www.hautelook.com, www.gilt.com o www.myhabit.com venden artículos de todo tipo; ropa para mujer, para hombre, para niños, artículos para la casa, comida, etc., y lo mejor, es que siempre tienen descuentos.

El problema principal, para nosotros en Colombia, es que la mayoría de estos portales no tienen shipping o envíos sino a Estados Unidos, aunque ya algunos de ellos ya lo están implementando.

Estos bajos precios son posibles debido a que el mercado se está trasladando al mundo virtual, un mundo en donde no es necesaria tanta maquinaria, tantos locales, tantos trabajadores, es decir, tanto gastos para poder vender. Entre más se hagan compras por internet, más ganancias obtiene una empresa pues sus costos de producción se reducen a tener la mercancía en bodegas y enviarla a los clientes-gasto del que los clientes se hacen responsables en la mayoría de los casos-.

Es un negocio redondo y los precios bajos son el resultado de un incentivo de parte de las compañías a los clientes para que compren más por internet y menos en locales comerciales.

Así que, a los interesados y cibernautas, aprovechen que esta dicha que no va durar mucho.

María Paula Borda E.

Anuncios