¿Legalidad o Libertad de Expresión?

por La hora del escarnio


El 11 de marzo del año pasado, inicio uno de los procesos más  largos y polémicos sobre la condena a la libertad de expresión.

El presidente Rafael Correa se posiciono el 15 de enero del 2007 y desde entonces su crítica en los medios ha sido bastante dura. Igual a nadie hace daño, la libertad de expresión es un derecho

Que aparentemente el presidente no considera muy relevante pues impuso  una demanda al Ex director de “EL UNIVERSO, porque según él, en una columna publicada se le acusa de asesino y de cometer crímenes de lesa humanidad. Lo cual afecta su imagen.

Pues resulta que la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, se puso de acuerdo con el presidente correa y sentencio a Carlos Pérez (ex director del diario EL UNIVERSO) por calumnia y difamación, debe ir a la cárcel durante tres años y pagar la cuota de 40 millones de dólares.

Yo me pregunto que tanto le cae el peso de la ley a los criminales ecuatorianos?

La verdad considero un exabrupto jurídico el fallo de la corte nacional de justicia ecuatoriana.

Su fallo tendrá como consecuencia la probable (o más bien segura) censura y la libertad de expresión se va al carajo.

Además de todo solo falta ver la  cara del presidente correa durante sus ruedas de prensa al responder preguntas sobre el fallo. La sonrisa no le cabe en la cara y su ego subió  aún más si esto es posible.

El poder de esta persona sobrepaso el sentido común el derecho humano de la libre expresión y hubo fuertes pronunciamientos alrededor del mundo tratando la condena, ejemplo de esto es La Comisión Interamericana de Derechos Humanos quien indico que “No hay un interés social imperativo que justifique esta utilización, la cual resulta innecesaria y desproporcionada, y además puede constituir un medio de censura indirecta dado su efecto amedrentador e inhibidor del debate sobre asuntos de interés público”.

Esto muestra la posición de muchos que consideran, como yo, que la condena es absurda y atropella el periodismo y los valores humanos.

 

Laura Malaver

Anuncios