¡Que el IDU responda!

por La hora del escarnio


Todos los bogotanos nos hemos preguntado porque el IDU se ha demorado tanto en entregar la obra de la Avenida Circunvalar con calle 90. Llevamos casi tres meses esperando a que reparen la vía y no hay respuesta. La gente está cansada de esperar.

Este tramo de la avenida ha estado cerrada desde el pasado 5 de Diciembre por el derrumbe ocasionado por las fuertes lluvias que desestabilizaron varios terrenos de la ciudad en el 2011. La polémica se desató esta semana cuando el concejal Roberto Hinestrosa indicó que, desde hace cuatro años, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) destinó 100.000 millones de pesos para realizarle mantenimiento a esta vía (en uno de los contratos que están bajo la mira de la fiscalía por el carrusel de la contratación) y llevamos casi 3 meses esperando a que finalicen la obra y no hay respuesta alguna.

Un informe que presentó el IDU, en respuesta a la crítica del concejal, afirma que esta institución ha destinado desde hace cuatro años $119.857.818.697 pesos para la rehabilitación, reconstrucción y mantenimiento de la Avenida circunvalar. De igual manera, el informe añade que  se destinaron  $13.408.101.500 pesos   para realizar exclusivamente las reparaciones respectivas al derrumbe en dicha vía.

A pesar de la polémica desatada en los últimos días, lo que se puede ver después de casi tres meses es que el IDU no le ha presentado a la ciudadanía un tiempo estimado para finalizar las obras, tampoco le ha presentado a la ciudadanía razones validas para que la obra este durando tanto tiempo. Todo esto hace pensar que esta “plata invertida” por parte del IDU sea víctima de la corrupción. No se ve ningún avance en las obras y  la gente esta cansada de tomar vías alternas para llegar a sus hogares.

El pasado 6 de Diciembre, la directora del IDU, María del Pilar Bahamón, aseguró a RCN la Radio que las obras para reparar la avenida circunvalar tardarían al menos una semana. Llevamos casi tres meses y el contrato para el mantenimiento de esta vía se encuentra investigado por la fiscalía, por estar presuntamente vinculado con hechos ilícitos. Lo mismo pasó con las obras de la calle 26 y efectivamente hubo corrupción. La gente ya comienza a preocuparse.

Todos los ciudadanos podemos notar a simple vista que desde diciembre de 2011 no se han visto avances importantes en la obra. ¿Dónde están los $13.408.101.500 pesos   “invertidos” por parte del IDU en esta reparación? Este dinero no se ve transformado en hechos y ya empiezan a sonar denuncias sobre posible corrupción, como ya lo hizo el concejal Hinestrosa.

El IDU basa sus argumentos en que los últimos estudios indican la necesidad de ampliar el área de trabajo, lo que demoraría un tiempo ¿pero pasar de una semana en la reparación a tres meses? No tiene sentido. Hay que decirle a la directora del IDU que si no tiene idea sobre “la gravedad” del derrumbe no salga a decirle a la gente que las obras se van a demorar una semana.

¿Realmente es tan grave el derrumbe y hay que hacer tantos estudios como para que llevemos todo este tiempo esperando a  que reparen la vía? El hecho de que este contrato del IDU, este siendo investigado por posibles nexos de corrupción con el carrusel de la contratación, sumado a la demora en la entrega de reparación, nos deja un panorama preocupante a los ciudadanos. La “plata invertida” por parte del IDU no se ve, no hay avances en las obras y llevamos mucho tiempo esperando. Es posible que este sea otro caso de corrupción.

Daniel Tono Jiménez

 

 

Anuncios