Las fotomultas: una buena solución al sistema de tránsito en Santiago de Cali

por La hora del escarnio


Recientemente fueron instaladas varias cámaras de fotomultas en la cuidad de Santiago de Cali con el objetivo de lograr penalizar efectivamente a los infractores de las normas de tránsito y poder ejercer un mayor control sobre el tráfico vehicular. Sin lugar a dudas este es un gran paso que acerca a los habitantes de la ciudad hacia el acatamiento de las normas de tránsito, hacia menos muertes en accidentes, y  hacia la buena y constante utilización del transporte público.

Me parece excelente que el nuevo secretario de Tránsito de Cali, Alberto Hadad Lemos, enfrente el fantasma de la corrupción que ha rondado a la Secretaría de Tránsito, le meta la mano al problema del paralelismo de los buses tradicionales y el sistema de transporte masivo MIO y afronte la piratería de transporte y automóviles que ha venido creciendo día tras día entre los caleños. Es de vital importancia educar a los ciudadanos y enseñarles que no deben sobrepasar los límites de velocidad y deben respetar los semáforos. Y que mejor forma que el sistema de fotomultas en donde además de delatar a los vehículos indisciplinados se pueden detectar atracos, paseos millonarios y muchos otros delitos. Gracias a esta maravillosa tecnología se podrá reducir, además,  la impunidad y seguramente los indicadores de seguridad de la ciudad mejorarán considerablemente.

Es que es increíble tanta irresponsabilidad de la gente al manejar. Los conductores transgresores de las normas no valoran su vida y mucho menos las de los demás, por lo tanto considero que  los castigos deben ser ejemplares. Es completamente injustificable, por ejemplo, que haya infractores del sistema MIO. Los buses del MIO deben ser los más controlados y los conductores del MIO que se pasen un semáforo en rojo deben tener sanciones que lleguen hasta su despido pues se supone que en ese moderno sistema de transporte se busca que el personal que lo maneje sea gente respetuosa de la normatividad de transito vigente. Definitivamente debe haber mano dura, pero bien dura, contra los violadores del sistema de movilidad para que así las multas pesadas que los obliguen  a meterse la mano al bolsillo logren que algún día Santiago de Cali pueda ser  una ciudad con mejor grado de civilidad y obediencia.

Me alegra saber que la medida se está aplicando y está funcionando y que además deja muy buenos dividendos, con los cuales se pueden hacer excelentes inversiones en las vías de la ciudad. Con agrado vi hoy en las noticias el sistema que están implementando para el comparendo electrónico y la fuerza adicional de guardas con la que se va a contar. Sin embargo soy una fuerte creyente de que el curso de capacitación para los infractores debe involucrar horas de servicio a la comunidad en los cruces, generando cultura ciudadana entre los conductores, para que desde la otra orilla vean el impacto que causan, no solo al tráfico mismo, sino a los peatones y comprendan a profundidad la importancia del respeto a la vida y a las normas.

No puedo estar más de acuerdo en que el gobierno municipal utilice de manera adecuada el dinero y por fin tenga la voluntad de organizar el transito y hacer cumplir a los caleños con sus deberes a través de la fuerza y la represión. Así mismo espero que se destinen grandes recursos y se tenga la voluntad de garantizar de manera seria los derechos ciudadanos. Pues todos tenemos derecho a transitar por vías bien señalizadas, libres de huecos, con semáforos que funcionen y sean de última tecnología. Tenemos derecho a transitar por la ciudad en los tiempos justos y no que pasemos muchas horas de nuestra vida estancados en trancones, tenemos derecho a que nuestros vehículos no sufran y se deterioren antes de tiempo por trasladarse por las trochas que tenemos como carreteras.

 

Natalia Méndez Alzate

Anuncios