Diagnóstico FM

por La hora del escarnio


Por: Alejandra Soriano W.

El seguimiento de la enfermedad de Chávez que tiene hablando a los medios, se ha hecho en medio de especulaciones y suposiciones; esta semana he percibido como en la radio más que en otros medios se han anunciado titulares en los que ponen en boca del jefe de estado venezolano sentencias pesimistas que ni siquiera ha pronunciado y detrás de los que aparecen fuentes y “expertos” que paralelamente al diagnóstico del equipo médico de Chávez se han encargado de hacer un diagnóstico mediático.

La crisis de salud del mandatario venezolano es definitivamente un tema de interés público por las elecciones que se aproximan en el vecino país, es claro que la evolución de la enfermedad puede influir definitivamente en el futuro de la vida política venezolana y en el panorama latinoamericano; sin embargo, esta vez me pregunto hasta qué punto la radio está cumpliendo con su responsabilidad. Hablar de radio en Colombia es hablar de un espectro en el que hay opciones para todos, la cadena de radio de Caracol está entre esas opciones y según los informes de audiencia el programa de la mañana 6 am hoy por hoy, dirigido por Darío Arizmendi, es uno de los más escuchados en el país. El seguimiento que el programa ha hecho de la enfermedad de Chávez durante esta semana no solo se ha dado en medio de especulaciones sino que, permite entrever unas intenciones muy lejanas de lo que el periodismo serio, comprometido con la información, debe hacer.

Si bien durante toda la semana en el programa han hecho entrevistas y han presentado la información de periodistas y columnistas venezolanos para mí es un motivo de indignación que más de la mitad de las preguntas se basen en supuestos y quizás, peor aún que las preguntas sean malintencionadas y lleven a una respuesta inducida. Por mencionar uno de los ejemplos de esta semana, en la entrevista al director de el diario El nacional de Caracas, Darío Arizmendi dice que es muy significativo que por primera vez el presidente venezolano se atreva a decir que tiene un tumor de carácter maligno, cuando en realidad al martes, día de la entrevista, Chávez había hablado solo de una lesión, información que ratificó sin entrar a especular Miguel Henrique Otero director del citado diario.

El mismo día como si nunca hubiera hablado del tema con otra fuente, Darío Arizmendi entrevistó al exdirector del Instituto de Cancerología colombiano , Carlos Vicente Rada a quien le preguntó otra vez por el tumor, el médico con base en sus impresiones opinó sobre el tema y le dio herramientas al director del programa para decir que el cáncer que padece Chávez no está controlado, una sentencia que ni siquiera en Venezuela se han atrevido a declarar, porque, oiga bien señor Arizmendi, ningún médico del equipo del presidente venezolano ha dado información, se conoce lo que el propio Chávez ha dicho y las especulaciones de las fuentes con las que usted se ha comunicado que por cierto, tampoco se atreven a opinar que el fin del presidente está cerca y mucho menos le envían bendiciones al aire como usted que las pregona en sus propias palabras muy a pesar de todo.

 Mi llamado a la seriedad periodística de este medio más allá de exigir más información es a exigir más responsabilidad con lo que se dice y se opina, en Colombia ni la justicia puede ser mediática ni los diagnósticos médicos se pueden hacer a la ligera en FM.

Anuncios