EL QUE MÁS TIENE, MÁS QUIERE

por La hora del escarnio


Me sorprendí bastante cuando encontré entre las “noticias importantes” los caprichos de las estrellitas de la farándula mundial y también de la colombiana, personajes que son exigentes para elegir un lugar dónde vivir. Fue entonces cuando pensé ¿Por Dios como es posible que esta personas sean tan entupidas al escoger una casa?

Es triste y preocupante como el que más tiene cada vez quiere más, mientras en el mundo tiene 1.290 personas en extrema pobreza, entiendo que se han “ganado” su posición y sus riquezas pero mi critica va a la falta de solidaridad y sobre todo de humildad, ¿esto es acaso la ley de la jungla dónde el más fuerte vive? Con una avaricia que nos sumerge en una sociedad basada en el dinero y que ignora y condena a aquellos que no han sido tan favorecidos. Noto la indiferencia de muchas personas, empezando por estos personajes, que teniendo un poder tan grande como es el de llegar al publico no se tomen en serio su función que en mi opinión no es solo hacer millones llorando en novelas de medio pelo, sino creando espacios y dando herramientas para que quienes más ayuda necesitan la tengan, no seguir indiferentes cuando a la vuelta de la esquina vemos personas que no tienen que comer y piden en un semáforo una moneda y si personas como yo, estudiantes de clase media podemos ayudar con simplemente dar un poco de tiempo para compartir y escuchar las preocupaciones de quienes poco tienen, ¿Por qué ellos no pueden hacer algo parecido?

Vivimos en un mundo y una sociedad capitalista, que hoy en día esta configurada en determinado sentido, es una sociedad plástica y de dinero, en donde primero estoy yo, segundo estoy yo y tercero estoy yo, lo que me importa es salir adelante y el resto que se las arregle, lo que hace que en el momento en el que tengo lo disfruto para mi. Es un mundo que no se preocupa por sus hermanos y si esta bien quererse dar lujos pero creo que estos lujos no son justificables cuando hay gente muriendo por la falta de cosas básicas. Aprobaría cualquier gasto exorbitantemente sí Y SOLO SÍ todos los seres humanos tuviéramos aseguradas las condiciones mínimas para subsistir, como vivienda, salud, educación y alimentos, cosa para la cuál falta mucho y no hay que ir tan lejos, con mirar a Bogotá es suficiente.

Por lo tanto considerando que hay gente que gasta mucho y otras que apenas viven, el problema de este mundo, por encima de cualquier modelo económico o político es de 1) Repartición equitativa de los ingresos y 2) Solidaridad con aquel que no los tiene. Sigo en contra de quienes piensan en una vida con lujos absurdos sin importarles que hay millones de personas en el mundo que no podrían soñar siquiera con la mitad de los que derrochan en estupideces.

Me sentí orgullosa de todos los que, como yo, hacemos algo productivo con nuestra vida ayudando quienes lo necesitan que no tienen ni siquiera un lugar digno donde vivir, que darían lo que fuera por tener una vivienda que no fuera de latas y cartón, mientras que estas personas con casas llenas de lujos  absurdos o armarios llenos de ropa que jamás usan siguen creyendo que no es suficiente.

 

Eliana Moreno

Anuncios