Kony 2012: polémica en la mira del asesino

por La hora del escarnio


El video que paralizó al mundo con la denuncia de crímenes cometidos a más de 30.000 niños, en África central, es criticado por la prensa internacional. Una causa universal que se masifica con la polémica mundial.

Todas las iniciativas que son apoyadas por grandes masas en el mundo son criticadas y polemizadas en los medios de comunicación del globo. Para poner algunos ejemplos Woodstock en 1969 y el movimiento hippie, fueron criticados por la prensa internacional por corromper a los jóvenes del mundo, que buscaban un cambio en el sistema.  Live Aid, en 1985, fue criticado por ser una iniciativa de la industria musical que buscaba enriquecerse promocionando a sus artistas en un concierto masivo, justificado en una causa social. Juanes fue criticado con su concierto “Paz sin fronteras” por ser un instrumento político de los empresarios que necesitaban poder exportar sus productos a los países vecinos. Kony 2012 no es la excepción. El video que circula por internet y que ya ha recibido más de 74 millones de visitas, es un movimiento de la ONG Invisible Children que busca denunciar las atrocidades del conflicto armado africano causado por el líder guerrillero Joseph Kony y el LRA (Lord´s Resistance Army). Este movimiento, que logró la atención del mundo, enfrenta la crítica internacional principalmente por ser un instrumento político y por desinformación.

La producción original Kony 2012 hace un llamado a la comunidad internacional por los crímenes cometidos por este guerrillero y el LRA en África central. El video denuncia que alrededor de 30.000 niños han sido reclutados para la guerra, para vender sus órganos o para incursionarlos en la prostitución infantil, entre otros crímenes. El objetivo principal de este movimiento es lograr frenar y judicializar  al líder rebelde con el fin de lograr, a largo plazo, acabar con el conflicto armado en esa zona africana. Por esta razón, el video busca visibilizar por todo el mundo a este guerrillero, para que la comunidad internacional actúe y lo capture.

Ante la evidente masificación de este movimiento, la crítica internacional centra su argumento en la desinformación de los contenidos del video: se afirma que Joseph Kony ya no se encuentra en Uganda y que la situación actualmente no es tan cruda como lo muestra el video (la presencia de la guerrilla no es tan fuerte en la actualidad y ya no hay tantos niños reclutados). Por otro lado el argumento se centra en que el movimiento es un instrumento político en estados unidos que busca enriquecerse con el apoyo internacional, también, que el gobierno de estados unidos apoya a Invisible Children para ganar votantes para la reelección de Obama y que una intervención militar internacional puede causar mayor daño del que ya se ha generado.

Jason Russel, director del video y de la ONG, reconoce que pudo simplificar la situación real del conflicto en Uganda, pero afirma la veracidad de las cifras: 30.000 niños afectados en 25 años de guerra. La verdad, frente a toda esta polémica que se desata hoy en los medios, es que esta gran polémica internacional lo único que logra es que más y más gente vea el video y conozca el movimiento. Se sabe de antemano que cualquier hecho polemizado en los medios será un hecho que reciba cada vez mayor audiencia. El movimiento crece en cada momento más con la crítica y es legitimado por la mayoría  que lo defiende con mayor fuerza.

Por otro lado, puede ser cierto que el video no muestre el conflicto en Uganda tal como es, pero las cifras son ciertas. Puede ser cierto que Kony ya no esté en Uganda y que el conflicto en la actualidad no sea tan crudo, pero ese guerrillero y el LRA siguen cometiendo crímenes de lesa humanidad a su antojo en África y nadie le ponía atención a esto fuera de África, si no es por esta iniciativa. La comunidad internacional no se percataría de estos crímenes si las grandes potencias no tuvieran algún interés en explotar ese rincón del mundo. Esta iniciativa puso al mundo a presionar a la comunidad internacional para que frene este conflicto.

Puede ser cierto que este movimiento sea apoyado por el gobierno de Obama con el interés de ganar votantes para su reelección en los Estados Unidos ¿Acaso a Invisible Children le importa cuál sea el interés de Obama? Ellos están logrando su objetivo que es llamar la atención del gobierno de turno para hacer algo para frenar estos crímenes de lesa humanidad que se presentan en  África Central. Esa es la verdadera victoria de Invisible Children con el apoyo del gobierno.

Lo que podemos concluir de todo esto es que Kony 2012 es un movimiento que ya se legitimó en el mundo. Que está pasando por el momento de enfrentar la crítica internacional y esto solo va a producir un efecto mediático de masificación en las audiencias. También podemos afirmar que esta gente logró sensibilizar al mundo y poner su atención en la mira de este criminal. Probablemente de 74 millones de visitas y de la polémica desatada salga alguna acción que frene al LRA y a sus crímenes.

Daniel Tono Jiménez

Anuncios