T.V fuera de lugar

por La hora del escarnio


Por: Alejandra Soriano W.

“El 2 se la pasa al 5, el 5 al 10 y goooooooooooool”, esa frase de narrador de partido de fútbol es el sinónimo de las tardes más aburridas que puedo pasar frente al televisor; claro, a mí el deporte no emociona ni me conmueve porque creo firmemente que hoy el fútbol en Colombia poco tiene para exaltar. Sin embargo, entiendo a los que frente al televisor gritan, se vuelven directores técnicos y hasta insultan a los árbitros de los partidos en los que su equipo del alma juega. Me aguanto los lunes en la mañana las discusiones sobre los partidos, las críticas sin argumentos que un hincha acérrimo hace a otro equipo, incluso soporto a los que se critican por el color de la camisa, pero definitivamente no me aguanto que digan que la transmisión del fútbol colombiano es una prioridad nacional.

¿Qué? , ¿Prioridad nacional?, Sí, y no lo dice un hincha legendario o un miembro de alguna barra brava, lo dice Luis Fernando Duque un senador que acaba de presentar ante el congreso un proyecto de ley conocido como “Fútbol para todos”. El proyecto lo que pretende es que los partidos de fútbol colombiano sean transmitidos por televisión abierta es decir que los canales públicos y privados los puedan presentar porque representan información de interés público. Y si bien sé que a muchos les interesa, no puede ser que en un país en dónde la violación a los derechos humanos, está a la orden del día, nos encontremos con que ver partidos de fútbol, es más importante que ver las atrocidades que se cometen en lugares del país en donde ni siquiera llega la luz necesaria para conectar el televisor.

En televisión abierta deberían presentar Impunity. el documental de Juan José Lozano y Hollman Morris, una denuncia verdadera de lo que ha sido la guerra paramilitar en Colombia o el video que denuncia lo que ha pasado con la construcción de la hidroeléctrica en el Quimbo. Fútbol para todos, sí claro, pero cuando en este país se reconozca lo que es verdaderamente importante, fútbol para todos, sí cuando en televisión abierta veamos programas que en vez de distraer hagan pensar. Fútbol para todos señor senador, el día en el que nos pongamos la camiseta no por una selección sino por un país que está lleno de problemas; por un equipo que no corra detrás de un balón sino que corra detrás de las distracciones a ver si hacemos gol y las encerramos para ocuparnos de la Colombia que no grita en el estadio.

A nuestra televisión que hace rato está fuera de lugar no le hacen falta más partidos de fútbol ¿Qué vendrá después? ¿Novelas para todos? ¿Concursos para todos?, no de verdad no hace falta. Y seguro, tampoco le hace falta a nuestra televisión un nuevo director investido de poder al que se le trastocaron las prioridades nacionales.

Anuncios