Mentiras asesinas

por La hora del escarnio


El lunes pasado hubo una matanza en una escuela judía en Toulouse, al sur de Francia. El asesino dejó tres niños y un rabino sin vida y días atrás había matado a soldados pertenecientes a minorías étnicas. El desenlace de la historia terminó en el asesinato de Mohamed Merah, autor de los atentados, por parte de las autoridades francesas.

Mientras rodeaban la casa del asesino, se supieron las razones por las cuales el sujeto atentó contra estas minorías étnicas y se descifró que Merah pertenecía al grupo terrorista Al-Qaeda (el mismo grupo de Osama Bin Laden). Las razones eran dos: en primer lugar, el autor de las masacres estaba en contra de los “ataques” israelíes a la población infantil palestina; y por otro lado, Merah se oponía a que la burka (atuendo musulmán que usan las mujeres) fuera prohibida en Francia.

En primer lugar señor Mohamed Merah, Israel, en los pocos años que lleva como Estado, nunca ha disparado para atacar. Siempre lo ha hecho para defenderse. Recordemos que en 1947, por una resolución de la ONU, se le fue otorgado el territorio que hoy es Israel al pueblo judío y en 1948, los palestinos atacaron el pedazo de tierra otorgado a los hebreos, el ejército se levantó y logró conquistar lo que hoy se considera el Estado de Israel. También vale aclarar que grupos terroristas como Hamas y Hezbola, no sólo atacan permanentemente a la población civil israelí, sino que sus cohetes son lanzados desde instituciones tales como escuelas, hospitales, ancianitos, entre otros, pues saben que el ejército israelí va a utilizar su inteligencia para detectar de dónde provinieron los cohetes y hacia allá va a contra-atacar; son los mismo palestinos quienes matan a su población infantil.

Ahora centrémonos en el tema de la burka. La burka no fue prohibida en su totalidad. Existen varios tipos de burkas que son una especie de pañoletas que las mujeres musulmanas se ponen en la cabeza para ocultar su pelo pero hay algunas religiosas que son más extremistas y se tapan todo el rostro, dejando un hueco a la altura de los ojos. Estas segundas son las que el gobierno francés prohibió pues oculta la identidad de la persona y se pueden cometer muchos delitos “disfrazado” o con el rostro cubierto sin tener pistas del culpable. No es una cuestión de no querer recibir otras culturas y religiones en el país. Recordemos que Francia es el país en Europa con más árabes (uno de cada cinco ciudadanos franceses, es árabe). Así que no es un tema personal entre Sarkozy y los musulmanes.

Con esto nos damos cuenta que no había razón para cometer tales asesinatos y que los árabes extremistas (sólo los extremistas) cada vez son más, cada vez tienen más cucarachas en la cabeza y cada día tienen un atentado terrorista para efectuar en cualquier lugar del mundo. Lo que la Unión europea y los mismos estadounidenses no se han dado cuenta, es que dejando entrar de a uno por uno a sus países ya representan una cifra importante, tienen sus comunidades y bajo ellas, células terroristas que atentarán contra la población civil. Pero sigan aceptándolos que ahí está el progreso del mundo, en personas que quizás no sepan cuánto es dos mas dos pero saben matar y atentar contra la tranquilidad de las naciones.

 

                                               Valerie Varty.

Anuncios