Relación costo beneficio

por La hora del escarnio


La Cumbre de las Américas sin duda ha sido el tema principal en la agenda Colombiana de los últimos días. Pero mas allá de hablar si Shakira se equivoco cantando el himno nacional, Obama no se llevo el burro a la Casa Blanca o Hillary Clinton se fue de rumba a Havana. Pienso que se pudieron ver cosas buenas pero me quedan la dudas ¿a qué costo?

Un punto importante y de resaltar fue la catapulta en la que se monto las relaciones publicas del gobierno colombiano con una mejora en la proyección de la imagen del país. Colombia se ve mas seguro, “menos pobre” y gana un posicionamiento, pero los cartageneros que fueron desterrados de su tierra y que perdieron días de trabajo de sus empleos informales, los dueños de restaurantes y locales comerciales son los más afectados por la falta de actividad y movimiento de la población que disminuyo considerablemente las ventas, segun manifiestan, pues por varios días fueron desplazados en su ciudad y nadie va a darles una remuneración por las perdidas que esa cumbre les dejo, entonces, ¿dónde queda el país que gasto miles de millones en atender a los invitados? ¿Los ciudadanos deben pagar el costo con su bolsillo para mejorar la imagen del país?

El ex presidente Uribe menciono en Twitter  que el costo de la Cumbre de las Américas fue de aproximadamente 96.000 millones de dólares, pero por otro lado La canciller María Ángela Holguín dice que “solo” costo la tercera parte o un poco más de dicha cifra que dijo el ex mandatario. Holguín dijo a Caracol televisión que “se informará en un par de semanas, oficialmente, cuánto invirtió el país en este evento” y aun así pregunto ¿el país tiene la estabilidad económica para gastar en unos días los que es el presupuesto de Colciencias de un año?

La cumbre de las américas que conto con más de 700 empresarios nacionales e internacionales,   vivió en Cartagena lo que varios han llamado una cumbre empresarial, paralela al evento político, que mejora las relaciones comerciales con los otros países rompiendo con los estigmas a la hora de hablar de las relaciones que se tienen con los gobiernos del continente. Había que atender a las personalidades que estaban en el ciudad y con el tiempo tal vez se vera el beneficio en intangibles. Pero me parece que fue una exageración y un derroche de los recursos que se debería haber manejado con más cuidado.

Me parece evidente que Colombia tenía que aprovechar al máximo la oportunidad de reunir a las personas más influyentes en América, es claro que el objetivo era vender el país, vender una imagen y ganar una nueva relación política con EEUU, como han dicho los expertos, no se logro firmar nada, no hubo un hecho concreto mas allá de debatir los temas que no son novedad, no se vio un hecho que fuera decisivo y no se puede decir que fue un éxito ya que ni si quiera se logró firmar y hacer un consenso de la declaración final. No quiero decir que fue un fracaso total porque me parece que se ganaron algunas cosas pero no los suficientemente contundentes para el alto precio que pago Colombia y los cartageneros.

 

Andrea Acosta Forero

@AcostaDoble_A

Anuncios