Tras de ladrón, bufón

por La hora del escarnio


Entre todas las barbaridades que he escuchado en noticias durante la última semana, tal vez la mas descabellada de todas fue ver que Samuel Moreno, ex alcalde de Bogotá, que por cierto salio por la puerta de atrás, demandará al Estado por 180 millones de pesos y además quiere que se anule el fallo en su contra.

Y entonces, ¿le salimos a deber a Sammy? , como es posible que teniendo una ciudad completamente caótica por las gracias de este personaje junto a los primos Nule, ahora también tengamos que pagarle por hacernos el favorcito de mal gastar los dineros de la capital y de paso ¿qué esperará, que le pidamos disculpas?

Esta situación, junto a la de los Nule que estarían libre en 2015 y no regresarían dineros, entre varias historias por el estilo, me hicieron pensar varias cosas: la primera, en medio de mi desilusión, fue ¿para que estudiar?, mejor dedicarse a robar al país. Con las condenas de juguete que da nuestro sistema judicial saldría más rentable dedicarse a hacer contratos por debajo de cuerda que pagar 70 millones de pesos por una carrera en una universidad reconocida. Total robar al Estado solo mandaría a esta gente a “temperar” unos días a la “cárcel”, o casa por cárcel, con iphone, televisor, chef, como si fuera hotel 5 estrellas y no el lugar donde se debe pagar una condena. En este punto recordé la frase de Gandhi que dice: ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego, por eso pensé que esa no es la solución, robar con un traje elegante y con “clase” no arregla nada.

La segunda fue un poco mas racional, pensé que estudiar me hace menos idiota que estos personajes y sobre todo que esa idea mediocre de dinero fácil que hay implantada en más de una cabeza en este país es gracias a la violencia que hemos vivido, sobre todo en los años de Pablo Escobar que creó esa idea del dinero cómodo y sin esfuerzo, algo que ya esta mostrando sus consecuencias.

Viendo esta noticia me di cuenta de la falta de seriedad de nuestro sistema judicial y sigo preocupada por la cantidad de casos que dejan libres a los culpables por vencimiento de términos, en verdad espero no saber nunca a quien se le ocurrió esa grandiosa idea  porque lo único que ha hecho es dejar a más de uno esperando que se haga justicia mientras los que deben pagar están libres en las calles como si nada pasara.

Finalmente llegue a la conclusión de que si aceptan la absurda reclamación de Samuelito, que no hizo más que acabar con esta ciudad, seria el acabose, tendría que ser muy descarado quien apoye la demanda al Estado por parte de este señor. Según el señor Moreno Rojas,  la investigación que se adelanta le ha causado “daños y perjuicios” de aproximadamente 150 millones. Como bogotana, que he sufrido los caos en la movilidad por sus gracias, es ahí donde me pregunto ¿y a nosotros quien nos paga?

Eliana Moreno Gómez

Anuncios