Labios desmovilizados

por La hora del escarnio


por: Alejandra Soriano W.

Atención mujeres guerrilleras, el Ministerio de Defensa está trayendo labiales . Sí, eso dice la última campaña que hizo el ministerio para promover la desmovilización. ¿Les gusta la idea? ¿Se imaginan el subsidio para maquillaje que les van a dar? No me digan que el rojo de ese labial no es prometedor, ja, seguro en la selva no lo ven; eso es lo que presume el ministerio, que ustedes hace años no ven un labial.

Yo me decepcioné con el mensaje, pero cuando vi que era del Ministerio de Defensa, todo fue más claro, los peores 15 segundos de mi vida frente al televisor se fueron con esa propaganda que es una cadena de errores. Primero dice, llegó el nuevo labial para mujeres que quieren sonreír nuevamente, en ese orden de ideas, si le regalo uno a la mamá del teniente Guevara o a las mamás de los falsos positivos en Soacha seguro les devuelvo la sonrisa, Falso, ellas son mujeres y también deberían sonreír nuevamente; luego viene, la felicidad de formar una familia no te la puede quitar la guerrilla, ¿No te la puede quitar? ¿En serio? ¿Después de ver todo lo que pasa en la guerrilla quedarán ganas de tener una familia? no creo; la triste frase final es: guerrillera, vuelve a sentirte mujer, desmovilízate, es decir, uno se siente mujer cuando se maquilla o cuando tiene familia. Señores del Ministerio de Defensa, bienvenidos al siglo XXI, un siglo donde las mujeres votan, piensan y deciden no solo son lindas y buenas mamás o esposas.

Parece que la aclaración es necesaria, también es necesario recordar que supuestamente al estado le debemos creer, ¿En dónde tienen los labiales? ¿Cuántos colores hay para escoger?, es que con mentiras no se puede pretender que alguien quiera cambiar la montaña por una tumba, sí, una tumba, porque acá no hay garantías para quienes se desmovilizan, las vías de solución para nuestro conflicto sentadas en falsedades no van a funcionar. Los desmovilizados renuncian a las armas y a la vida que tenían, pero no se protegen sus derechos, desde noviembre del año pasado,  quedaron anulados políticamente por una decisión del gobierno, ojalá unos cuantos que están sentados en el senado o en el congreso se desmovilizaran a ver si no los volvemos a ver. Así como ya no podremos ver a los 1600 desmovilizados que fueron asesinados después de acogerse al proceso de Justicia y paz, con el cual pudieron abandonar las armas.

Esto no es cuestión de maquillaje, el problema no es sentirse mujer, es sentirse persona, un desmovilizado debe sentir que hace parte de un estado en el que es tenido en cuenta, no en el que es una cifra sinónimo de éxito y símbolo de reconciliación que pronto se olvida y se deja a la deriva. Labios desmovilizados sí, el día en el que esas bocas sirvan para contar, para confesar, para decir dónde quedaron algunos cuerpos, para pedir perdón y para exigir un estado que los incluya y no que les diga mentiras.

Anuncios