Problema embarazoso

por La hora del escarnio


Las costumbres y el pensamiento han cambiado con el pasar de los años. Mientras nuestros abuelos lograron poner a rezar a nuestros papás durante su adolescencia, para que llegarán vírgenes al matrimonio, nuestra generación está inciando su vida sexual a los 15 años en promedio, y los adolescentes, se están embarazando antes de los 17. Colombia enfrenta un grave problema de salud pública, según el último estudio de Demografía y Salud, el 19,5% de los adolescentes en el país, están o han estado en estado de embarazo. Estamos hablando de 1 de cada 5 adolescentes.

El país tiene un gran problema de educación, donde los jóvenes están en colegios que buscan la excelencia académica. Cuando yo estaba en el colegio lo único que me metían en la cabeza era ICFES ICFES ICFES y más ICFES, pero nunca hubo una preocupación por formarnos como personas que nos valoráramos como seres humanos responsables de nuestras acciones, en una etapa de la vida donde se deben tomar decisiones importantes como lo es la adolescencia. Menos mal, en mi caso particular, siempre tuve un núcleo familiar estable, donde me enseñaron todas esas cosas que el colegio nunca pudo complementar.

Esa falta de educación básica escolar en la formación de un individuo determina que hoy en Colombia los jóvenes no tengan la información correcta sobre prevención. En el país, existen pocos centros amigables de atención a adolescentes donde los jóvenes podrían acudir para obtener métodos de planificación. Los adolescentes, mucho menos van a tratar estos temas con sus papás, en Colombia sólo el 3,5% de la población habla con sus padres sobre este tema. Lo primero que hace un individuo es preguntarle a su par, a sus amigos, sobre estos temas de salud sexual y reproductiva obteniendo información errónea y cometiendo errores que terminan en el embarazo. Además, en los colegios no existe una cátedra de este tema que oriente a los jóvenes.

Cuando un adolescente no recibe una educación complementaria entre su núcleo familiar y su colegio, donde le brinden las herramientas necesarias para tomar decisiones asertivas en la adolescencia, el individuo no va a poder enfrentar la presión de grupo que va a encontrar en su círculo social y es allí donde la persona va a comenzar a adoptar conductas de riesgo. Cuando un adolescente por caer bien y por ser aceptado en su círculo social, prueba el primer cigarrillo o el primer trago, a temprana edad, esto se convierte en un incentivo para probar otras cosas más adelante. Es el punto que en este momento, compañeros míos durante mi adolescencia hoy están todavía terminando un proceso de rehabilitación después de consumir todo tipo de drogas y alcohol sin límites. Supe de un caso que hasta tuvieron un hijo por tener relaciones en estado de alcohol. En Colombia, el 75% de los embarazos adolescentes se dan por estado de alicoramiento. Le aseguro que usted amigo lector, tiene a uno o más casos conocidos que han pasado por cualquiera de estas situaciones.

No somos conscientes del problema tan grave de salud pública que enfrenta el país. Todo el problema solo tiene una posible respuesta: educación. Si el individuo en Colombia lograra tener un núcleo familiar funcional, donde los padres se comuniquen con sus hijos, y un colegio que se preocupe por formar seres humanos que tengan la capacidad de tomar decisiones asertivas en su adolescencia, la cifra actual de embarazo adolescente en el país y de conductas de riesgo, comenzarían a reducirse considerablemente. Se comenzaría ver el cambio en adolescentes que se valoran y se respetan a si mismos.

Daniel Tono Jiménez

Anuncios