Proyecto de vivienda

por La hora del escarnio


 La llegada de Germán Vargas Lleras al Ministerio de Vivienda parece ser una buena jugada del gobiernos Santos, sin embargo; despertó dudas al ser tomada esta decisión solo 24 horas después de que el actual mandatario perdiera 15 puntos en popularidad. Pareciera en parte que busca subir puntos con los colombianos cumpliendo con su promesa de campaña, aunque debió hacerlo sin necesidad de esperar a perder credibilidad.

A pesar de esto, la idea es bastante buena, teniendo en cuanta los altos niveles de pobreza de este país, entregar 100 mil viviendas a desplazados, discapacitados, madres cabeza de familia y damnificados por las lluvias, es una acción que ya estaba demorada en ponerse en marcha.

Escoger a Vargas es una buena estrategia, en su papel de ministro ha logrado aprobación de 69 leyes y 5 reformas constitucionales. Además la ley de restitución de tierras, aunque sus resultados se verían hasta mucho tiempo después del mandato de Santos eso si no decide lanzarse para reelección.

Tal vez mi gran preocupación frente a esta propuesta, que parece ser muy buena y acertada para los momentos de crisis que vivimos, es el corto tiempo con el que contaran para alcanzar esta meta además del grave problema de corrupción que sigue latente en el territorio nacional. Aunque es una estrategia muy buena y parece estar bien dirigida,  pone en riesgo los 4 billones de pesos que serán invertidos en al construcción de estos hogares que ayudaran a aproximadamente 21 mil personas. Es importante que esa conexión que quiere hacer Vargas Lleras con los alcaldes y gobernadores sea veraz, ejerciendo control en los dineros que da el Estado podría ser de paso una medida que se podría implementar no solo en este proyecto sino en todo para evitar la corrupción y que sea mal gastado este dinero que esta destinado para el bienestar de la población civil.

Es otro paso bien dado por Santos, primero fue implementar la educación gratuita y ahora la construcción de vivienda para los que más la necesitan, parece que la idea de disminuir los niveles de pobreza durante sus 4 años de gobierno estarían por buen camino de cumplir con esto. Sería muy bueno ver a tantas familias, que duermen entre latas y cartón, tener un techo digno, lejos de las inclemencias del clima y de todas las dificultades por las que tienen que pasar por no tener el nivel económico suficiente para pagar una casa de verdad.

Aunque en verdad espero y cruzo los dedos para que esta propuesta se concluya con éxito, también se que habrá que hacer lo del dicho: “amanecerá y veremos” si comienza el cambio para acabar la pobreza o si una promesa más pasa a ser otra de las estrategias desperdiciadas por problemas de corrupción o por incumplimiento con los tiempos estipulados.

 

 

Eliana Moreno G.

Anuncios