Mr. Darcy is a sucker…

por La hora del escarnio


Amor,

Yo no sé si tú sabes que tengo una lista de cosas que quería hacer antes de cumplir 21 años. Soy un cliché, pero está bien… a mí me gustan los clichés. Una de esas era decir te amo (decirlo en serio, si vamos a ser honestos yo mentía antes) y ahora, ya sé como es. Decir que fue por ti es un lugar común, pero esto también está bien. Este lugar común no nos molesta.

Siempre te he dicho que el amor me parece egoísta, está en función de cómo lo hizo/hace feliz a uno. Y contigo me contradigo una vez más (y eso que odio no tener la razón) y pienso en hacerte feliz a ti (no sé si como consecuencia a que tú siempre piensas en mí, pero lo importante es que lo hago así, sin pensarlo). También pienso en porque te amo y aunque es egoísta me elevo. Porque tú me tomaste las manos y ahora son tuyas, y esa forma del plural que siempre me pareció enfermiza ahora me hace pensar en Neruda. Amar para mí era una labor. Amarnos (pensar en ti) es natural.

Tú no lo piensas ni un segundo. Yo estoy hecha de palabras, promesas, papeles y tinta. Y tú, el hombre de las acciones me desbanca. Pero como tienes mis manos no me dejas caer (otro lugar común, nunca pensé serlo y tan dichosa). Y te amo con mi corazón hecho de tinta y aprendo a leer tus acciones como si fueran palabras y te entiendo. Me entiendes también; por eso copiaste cada uno de los mensajes de texto que me enviaste cuando empezamos a salir cuando cambié de celular y temía perderlos. Porque te costó pensar las palabras que decirme (y los adjetivos te pican) y yo sabiendo lo preciosas que eran las quería para siempre. Sin pensarlo dos veces las volviste a escribir. ¿What are you, a John Hughes movie?

Yo lleno tu vida de pequeñas neurosis que te hacen reír porque nos volvimos tarados cuando nos enamoramos (y por eso todavía nos hablamos en media lengua, no sé como nuestro amigos no vomitan cuando nos decimos “Pony precioso”) y tú llenaste la mía de paz. Eso que siempre pensé que evitaría, eso que me decía tener cuando estuve en otras relaciones. Dormimos abrazados toda la noche (aun cuando no estamos juntos) y me despierto con una de esas pesadillas horribles (que tú ya sabes que tengo) y me ves y todo está bien. Aun cuando una de esas despertadas incluye una muy real patada en la cara porque me muevo como un tornado en la cama (aunque eso también lo sabes).

Nunca tienes que madrugar (porque lo odias) y me despiertas todos los días a las 5 de la mañana (ya no estoy muy segura de cómo despertar sin tu voz). Por tu culpa yo ya no sé como se suponen que reaccionan otros hombres. No quiero generalizar porque hay muchos maravillosos, pero tú entiendes lo que quiero decir: el man que pretende decirle a su novia con quién sale, qué se pone, quién paga la cuenta, etc. Luego estás tú, mi par. Mr. Darcy is a sucker.

Y por eso toma mis manos. Son tuyas y siempre lo han sido. Yo ya tengo las tuyas hace tanto tiempo que me parece prudente que sepas que tienes las mías. Para no soltarlas, para acompañarnos, para poder amarnos bien. Aunque conociéndote, ya lo sabes.

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,

sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.”

Gaby. ❤

Anuncios