Preferiblemente “forever alone”

por La hora del escarnio


Nunca le tuve mucha fe al amor, me parecía cosa de otras personas y jamás pensé que me afectaría a mí.

Odiaba infinitamente las personas lastimeras que se quejaban por horas de su pareja, de como estaban tristes y deprimidos, de todos los cachos que les ponían y perdonaban y de las atrocidades que padecían pero igual nunca hacían nada al respecto  y al otro día estaban hablando de como estaban enamorados y como su pareja era lo máximo.

Eso me parecía tan raro y estúpido, la gente esta loca pensé, parecen bipolares, el cerebro no les esta funcionando.

Pero un día me llego el turno a mí. Ahora era yo la mas enamorada, me levantaba y lo primero que pensaba era en el, todo mi día giraba en torno a escribirle a ver que me decía a pensar en que podía hacer para hacerlo feliz, a como hacer para que me viera mas linda, para parecerle mas interesante, para que me amara de la misma forma en que yo lo amaba a él.

Era un sentimiento absurdo, como si el aire que respirara fuera suyo, y poco a poco mi vida, mis sueños, mis amigos y amigas, la universidad, todo fue reduciéndose a un espacio mínimo, todo estaba en un segundo plano.

Me descubrí haciendo todo lo que criticaba antes, hablando de lo mal que me sentía, llorándole a todo el mundo por horas y horas y nunca hacia nada al respecto.

Mi relación duro 2 años y medio y durante más de un año fui la mujer más infeliz, más estúpida más sola.

Después de sentirme completamente miserable,  finalmente ocurrió un milagro y mi cerebro se reactivo, como si finalmente hubiera visto la luz y con ella me acordaba de mí. Mande al carajo un noviazgo asqueroso y lo único que de me quedo de esa experiencia fue el entender después de darme muchos tumbos que la relación mas importante y el amor mas grande que debía tener era hacia mi misma.

Recordar que el centro de mi universo soy yo y mis sueños y prioridades.

Ahora soy mil veces mas feliz y al carajo con el entregarle el corazón a alguien yo me lo entrego a mi misma y así es definitivamente mejor.

Laura Malaver

Anuncios