En mis tiempos es lo mismo decir negro que blanco

por La hora del escarnio


Estamos de acuerdo en algo, desde pequeña me hice la misma pregunta que usted ¿ porque no existen ángeles negros? O si existen, ¿por qué siempre los pintados en las iglesias son blancos? Estoy segura  que este interrogante no solo nos lo hemos hecho los dos, sino muchos niños más. La razón no es que fuera su época, pues en esta todavía se lo preguntan. Lo que sucede es que la mayoría de las iglesias no las remodelan, son monumentos antiguos y por eso mismo las imágenes no las pintan de otros colores.

 

Quiero que sepa que el título: “yo no soy racista pero…” me confundió, pues es como si fuera a defender un argumento de por qué odia a los negros. Esperé algo más que el típico recuento de cómo esta sociedad desde hace muchos años discrimina a los seres que no son blancos. He leído bastantes libros de historia, en donde dicen lo mismo, que  los negros eran esclavos o  ladrones y  las muejeres empleadas del servicio o prostitutas. Solo creo que le falto apuntar algo, en sus tiempos si no me equivoco también se oía, “ los futbolistas son negros porque son brutos”. No me interesa  leerlo de nuevo, basta con seguir reforzando esa idea que siempre fueron y han sido la clase baja. Hubiera sido más interesante mostrar que hay muchas familias de color negro que tienen mucha plata y que pudieron llegar hasta ese estatus del que usted habla, ese en donde la gente “se codea con el mejor de la sociedad y disfruta de bienestar económico”.

 

He visto muchos negros dueños de negocios, profesionales: abogados, ingenieros, economistas, que han llegado a conseguir todo lo que desean, y que no tienen nada que envidarle a ningun blanco.

 

Posiblemente usted me lleve algunos años de ventaja, pero con mucho respeto le digo que ahora a los jóvenes los papás no les prohiben tener amigos “ de color”. Lo se porque salí hace poco del colegio y jamás mis papás o los de mis amigos, dijeron algo así o parecido.

 

Ahora en los colegios enseñan a respetar la diversidad, promueven la aceptación. En las instituciones educativas sancionan a quienes discriminan y a los que burlan de la diferencia. El negrito que yo me acuerde, nunca tuvo problemas en mi generación para conseguir amigos, era igual que el gordo, que la flaca, que el peludo o que la enana, porque así los llamaban, no de mal, les decian así de cariño.

 

 Su viaje a Europa no es suficiente  para argumentar que existe el racismo. me hago una pregunta ¿uno solo puede entender la discriminación hasta que la siente? No es necesario tener que vivir la experiencia para poder entender algo, yo no tengo que ser una indigente, para  entender el problema de la probreza. No se tampoco porque se sorprende tanto al decir que en Alemania se reían de ustedes por ser Colombianos, por sus “pintas”y por no ser tan blancos. Acá sucede lo mismo cuando uno ve a un extranjero, mira su forma de vestir, y le puede parecer chistoso hasta  su forma de hablar, cosa que no quiera decir que a uno le incomoden, los odie, los repudie y que no puedan estar en el mismo lugar con ellos.

 

El termino negro NO es igual a moreno, osea que ahi hay una impresión. No es lo mismo tampoco la discriminación racial, a la discriminación territorial . Lo importante ahora no es que haya existido el racismo. Lo necesario es promover soluciones para que cada vez disminuya más, hacer caer encuenta a las personas que la historia ha cambiado, que el panorama no es el mismo y que en estos tiempos es lo mismo decir negro que blanco.

Andrea Ortega J

 

Anuncios