Respuesta a Julián Cubillos

por La hora del escarnio


 http://www.elespectador.com/opinion/columna-344252-el-caso-langlois

Debo empezar resaltando una frase: “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Cuántas veces no oí esto desde mi infancia hasta hoy en día. Luego de aplicarla a miles de situaciones banales, hasta hoy logro darle un significado un poco más académico y todo gracias a la columna de El Espectador de Julián Cubillos.

 Esta, es una mirada cerrada del problema que se está teniendo en cuanto a la situación del periodista francés Romeo Langlois. Es una perspectiva, que aunque es válida, desacredita por completo la razón y el verdadero significado de lo que realmente está pasando en Colombia: El supuesto cese del secuestro por parte de las Farc a la población civil.

Esta columna resalta las dos posiciones del caso de Langlois: el gobierno que resalta que el periodista francés no tenía ni chaleco ni casco del ejercito, y por otro lado, destaca el comunicado de las Farc en  el que uno de los guerrilleros confirma que el comunicador vestía prendas de las fuerzas armadas, convirtiéndolo en un prisionero de guerra.

 Por ahora, una descripción básica de la situación actual del conflicto. No obstante, se da un giro de 180°en los argumentos del columnista frente a la situación pues e propone dejar a un lado la verdad (quien tiene la razón entre el gobierno  y las Farc) con respecto a cómo se le debe denominar al francés en manos de la guerrilla.

Mal haría en decir que el columnista tiene la razón. Una de las falencias más fuerte de los medios de comunicación en este país es la forma como se cubren las noticias. Para la ciudadanía es indispensable conocer absolutamente todos los detalles del secuestro dado que la guerrilla de las Farc había renunciado a secuestrar civiles.

El argumento de decir que no es indispensable el debate es sencillamente una falta grave, pues  en cierta forma  estaría confirmando que no conoce del conflicto colombiano. Uno de los puntos más importantes tiene que ver en cómo se debe ver al periodista, no sólo por el status que se le da, sino porque según como se le denomine se puede entender la falsedad o la veracidad de las palabras de la guerrilla con respecto a los varios comunicados que han emitido en estos últimos meses pasa comenzar diálogos de paz con el gobierno.

No creo que la solución sea abandonar este debate, pues quienes más deben ayudar a entender la situación son los periodistas y los medios. Lo MÁS importante es precisamente mostrar cuál es el verdadero estatus del periodista. No  es lógico que Julián Cubillos decida que este parte del debate sólo se debe solucionar en el momento en que el francés sea liberado, pues básicamente este secuestro es o puede ser uno de los factores más importantes para que no se desarrolle un diálogo con el gobierno de Juan Manuela Santos, es decir, como en todo proceso de paz que se ha tratado de dar en Colombia, se está retrocediendo poco a poco y se están alejando de los diálogos.

 

Por otro lado, entiendo que la idea central es resaltar la libertad de prensa y cómo ésta está frustrada con el secuestro. Creo que en este caso si hay que haber una indignación para los periodistas,(quienes ya han hecho una protesta por la censurahttp://www.rcnradio.com/node/153052 ), pero creo que este tema no debe y no puede ser el centro del debate.

Las razones del secuestro no pueden ser consideradas como una falta a la libertad de prensa, sobre la libertad como tal. Lo indispensable es entender que la libertad de la vida está por encima de cualquier otro derecho, sobre todo, como ya lo mencioné, entendiendo la importancia del status del periodista para entender cómo es el conflicto y cómo lo debe ver la ciudadanía.

Esta renuncia al debate resaltando el aspecto de la libertad de prensa sobre la libertad de la vida como derecho primordial no tiene razón de ser. Es una forma de renunciar a una realidad como lo es el posible diálogo de paz que se tenía en mente por el esfuerzo de las Farc de empezarlo.

 

APS.

Anuncios