Yo también digo ¿y por qué no?

por La hora del escarnio


Yo todavía escucho como mi abuela, mi mama y todas sus amigas, ponen por encima de todo lo que los valores cristianos enseñan. Como si el hecho de que existan personas creyentes los eximiera a ellos de caer en esos pecados que tanto critican.

Para estas personas hay temáticas sobre las cuales siempre tendrán algo que decir, en general será una opinión sesgada y vivirán con ella la mayor parte de sus vidas.

Hay un tema en particular que levanta una clase de fervor especial y rechazo, los maricas, como ellos los llaman (o al menos así le he escuchado a mi papa). Que indignación la que sienten.

Si ven una pareja homosexual pueden llegar a sentir que estas personas son extraterrestres, una especie de raza cuya razón de ser es ser exterminada al final.

Pues yo me pregunto por qué tanta indignación, tal como dice Aura Lucia Mera en su articulo,  porque no. Ella va un poco más profundamente en la cuestión de la adopción gay.

Existe algún tema más polémico, más irreverente. En especial si se toma la opinión de creyentes pertenecientes a la iglesia.

No puedo estar mas de acuerdo con aura lucia al decir que los niños adoptados son los que recibir mas amor, pues son el fruto de un esfuerzo de una larga trayectoria, y es como el tesoro final, es la ganancia máxima razón por la cual serán valorados mucho mas.

Y también al denotar que lo que los niños necesitan es ser amados, y el amor en este caso ni en ninguno  discrimina, a diferencia de lo que podrían los creyentes que  reconozco  al igual que Aura que la clave de todo este proceso es el amor, por mas cursi que suene, es cierto.

Entonces hay que amar, amar a todos ahí si como dice la iglesia, amar al prójimo, no hay que juzgar y entender que son exactamente iguales a nosotros y que su capacidad de dar amo es igual .

 

Laura Malaver

Anuncios