Ensayo Columnistas

por La hora del escarnio


Nacional

El desarrollo del campo profesional del periodismo nos ha demostrado que un buen periodista no siempre debe tener un pregrado en comunicación y que para poder opinar, pero opinar de forma profesional y argumentativa, se debe tener una posición clara, una habilidad analítica y unas convicciones inquebrantables e indiscutibles.

Un claro ejemplo de esto es María Elvira Bonilla quien estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Los Andes y Literatura en Nueva York. Comenzó su carrera periodística en la revista Semana y ha sido directora de las revistas Cambio, La Nota, Cromos y trabajó en importantes proyectos del periódico El Espectador donde hoy en día es columnista. También fue subdirectora del Noticiero Nacional y de Noticias RCN. En reconocimiento a su labor profesional ha ganado cinco premios de periodismo Simón Bolívar, en la modalidad de Crónicas y reportajes.

Esta caleña que lleva más de 25 años ejerciendo como periodista ha publicado tres libros entre ellos Palabras guardadas donde la periodistas, quien también es conocida como una de las mejores editoras del país, logra poner al descubierto los momentos definitivos en la vida de 35 mujeres colombianas, quienes atendieron su invitación de escribir sus propias historias para este libro que hace parte de la colección ‘Historias no contadas”

María Elvira Bonilla, también editora del libro, opina que “escribir en soledad es el camino para descubrirse a sí mismo, para reflexionar sobre la vida vivida o por vivir, y sobre el mundo; y es la mejor manera de mirarse de frente y sin engaños ni tapujos. Escribir no es un ejercicio fácil, requiere valor y capacidad de verdad, y fue esa escritura sincera de 35 mujeres la que permitió armar este libro”.

Bonilla, una periodista con gran trayectoria en los medios tradicionales ha sido “comparada” con Juanita León (Directora de La Silla Vacía) pues decidió apostarle al mundo de internet con la revista Kien y Ke bajo el slogan Noticias con rostro humano, su primera idea era crea un tipo de Vanity Fair virtual y colombiano. “No quería una cosa monotemática. Me interesaba desarrollar el rostro humano de las historias, crear una sección de confidencias muy cortas, en tiempo real, y colgar las sociales a las que siempre, por más ocupados que estemos, nos encanta echarles un vistazo. Y eso es lo que he hecho. Encuentro un medio superdinámico, nos estamos midiendo minuto a minuto, sabemos quiénes nos siguen, cuántos son y qué es lo que más impacta. Somos un equipo con una docena de periodistas que realizamos investigaciones cada vez que el tiempo lo permite. Tenemos columnas con opiniones de personas experimentadas y blogs de jóvenes. El periodista Antonio Morales escribe como Godofredo Cínico Caspa, personaje inmortalizado por Jaime Garzón, que es éxito total. En octubre abrimos un espacio a las comunidades para que cuelguen lo que les pasa”.

Hoy KienyKe tiene el slogan ‘El placer de saber más’ y se presenta como una mezcla de revista y periódico. La noticia diaria, siempre con rostro humano, mezclada con los temas que más pegan en las redes sociales, más un álbum fotográfico con los últimos acontecimientos políticos, culturales y sociales, columnas y blogs de opinión.

Internacional

 

Frases como “Nada puede ser más grave, más importante, más urgente que el sufrimiento de mis semejantes”, “Las palabras de Gallardón son un insulto a la inteligencia” y “volvamos a los orígenes, a la sacrosanta tradición de nuestros antepasados” son descriptivas de la forma de ser y pensar, propias en la apertura en una columna de Almudena Grandes Hernández.

Escritora nacida en Madrid hace 52 años. Estudió Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó a trabajar en el mundo editorial como escritora de encargo y se dio a conocer en 1989 con el libro Las edades de Lulú que ganó el premio La Sonrisa Vertical con esta novela erótica y que posteriormente fue traducida a 21 idiomas vendiendo más de un millón de ejemplares, fue usada como base de dos películas. Grandes, también ha sido ganadora del Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz

Cuenta la autora que se dedicó a la escritura gracias al fútbol y porque no sabía dibujar: “Cuando íbamos a visitar a mi abuelo, mi padre y él veían el fútbol y no se podía hablar. A los niños nos daban lápices de colores, pero como a mí no me gustaba dibujar, me aburría. Y me dijeron que escribiera algo. Aún conservo algunos cuentecitos de regalo de los que obtuve rentabilidad económica. Fue mi primer trabajo profesional”.

Actualmente columnista del periódico El País de España, es una mujer clara, de entrada evidencia su opinión respecto al tema a tratar. Además me parece pertinente y llama la atención la forma en que escribe sus columnas pues no  un texto pesado y complejo, al leerlo da la sensación de estar en una conversación en la que explica, en un lenguaje fácilmente digerible, la posición en la que se encuentra y los argumentos que respaldan dicha posición.

Otro punto interesante de la columna, que desde mi punto de vista es sagaz e inteligente, es que no deja espacio para una contrargumentación pues usa frases al final de la columna como: “Escribo estas palabras y soy consciente de que cualquier auditor de Bankia podría alegar que” y así explica los posibles argumentos que le pueden dar en contra y los contesta con una explicación clara.

Almudena Grandes ha escrito varias novelas entre ellas Te llamaré Viernes, Malena es un nombre de tango, Atlas de geografía humana, Los aires difíciles, Castillos de cartón y El corazón helado que la han consolidado como una de las escritoras de la literatura española contemporánea con mayor proyección internacional.

Grandes publicó su segunda novela en 1991 Te llamaré Viernes. La obra se apartaba de la literatura erótica. Además de sus novelas, Almudena Grandes publicó  una recopilación de siete cuentos publicados anteriormente en varias revistas y periódicos en un libro llamado Modelos de mujer  en el año 1996.

Esta mujer que tiene una gran habilidad de persuasión que muestra una persona transparente y convencida al 100% de las tesis que plante, es coherente con su línea de pensamiento pues ella misma se define como una mujer que tiene una relación muy estrecha con su ciudad y así mismo lo demuestra con los temas que maneja que se centrar en un desarrollo y análisis de los problemas con un toque de sentimiento que da una sensación de cercanía con el tema.

 

Andrea Acosta

Anuncios