ENSAYO SOBRE COLUMNISTA INTERNACIONAL – NICOLE MUCHNIK

por La hora del escarnio


Una opinión hecha cuento

Nicole Muchnik, es pintora y periodista de la que en realidad poco se sabe pero mucho se puede deducir de sus obras. Nacida en Túnez, empezó a pintar bastante tarde pese a una vocación precoz. Es autodidacta, salvo un Cuarto año en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona. La obra de pintura expuesta en España ha sido realizada a partir de 1997. Completamente feminista y liberal, Nicole escribe para varios medios incluyendo EL PAIS  de España y la revista Letras Libres, entre otros. Nicole, con una gran inclinación artística, maneja temas de derechos humanos, tolerancia cultural, democracia y denuncia entre otros. Escribe para medios muy liberales y neutros, y además, al tratar temas tan subjetivos, parece que fueran ligeros, pero los maneja muy a fondo, haciendo característica su investigación y conocimiento. Esto, va completamente acorde con los medios en los que escribe, pues estos son de denuncia como Letras Libres y Contra Corriente.

Nicole Muchnik, escribe con un característico tono de cuento, de narración un tanto fantástica, pero basada en hechos totalmente reales. Es decir, que al leer sus columnas, nos adentra a un mundo que casi que nos podemos imaginar, por sus descripciones y sus exactitudes literalias. En este fragmento de su columna “Aminetu, no te mueras”, podemos ver claramente el sentido narrativo que nos brinda en sus escritos: “Perdón, pero ¿estamos todos locos? Una mujer se está muriendo en el territorio español porque quiere volver a su casa y no puede hacerlo porque el Gobierno de Marruecos lo ha decidido así. Esta mujer morirá, la conocemos, la hemos oído en el coloquio Voces mediterráneas de 2008; habló de la lucha de su pueblo y de sus opresores. Ahora hemos comprendido claramente que desde el primer día su determinación no dejaba lugar a dudas: llegar hasta el final de su huelga de hambre si no le permitían volver a su país.

Nicole, tiene un ideal feminista muy marcado. Podemos verlo en este aparte de su columna “el Burka llega a nuestras puertas” donde aclara el papel de la mujer en esta cultura de la siguiente forma: “Para una mujer occidental es muy difícil hablar del burka con frialdad, con la cabeza y no los sentimientos, por lo mucho que nos afecta esa ostentación de sumisión, de servidumbre de la mujer, esa negación extrema de la igualdad entre los sexos. Sin embargo, el problema se encuentra a nuestras puertas. Ya no se trata sólo de simpatizar con nuestras hermanas iraníes, saudíes o yemeníes, que sufren latigazos y lapidaciones, sino de saber qué corresponde pensar y hacer cuando el burka está entre nosotros. Sabemos más o menos lo que ocurre en los países que aplican la sharía, aunque sea difícil hacerse una idea exacta, es decir, ponerse en el lugar de las mujeres sometidas a esos regímenes”. Sin embargo deja muy claro que el problema no es tanto de derechos, sino de cultura, tradición y origen: “.”El uso del velo integral -la ocultación, la no visibilidad de la persona- choca y perturba a los occidentales y plantea el dilema de la tolerancia frente a prácticas religiosas discutidas incluso por los musulmanes”. Su público, recibe muy bien sus escritos, porque no solo pone la cara de su opinión y la sustenta sino que además pone la otra cara, también valida, y le deja al lector la oportunidad de escoger por su mismo mediante su opinión propia.

Nicole Muchnik, presenta sus columnas, con argumentos completamente investigados y respaldados, contiene datos, estadísticas, extractos y aunque parezca muy complicado y lleno, su estilo narrativo lo convierte en información fácil de digerir y agradable en la lectura. “En 1989, las librerías Collets, Dillon, York Penguin Bookshop y Liberty Bookshop saltaron por los aires. Al año siguiente, el traductor de Rushdie al japonés fue asesinado y su traductor al italiano, gravemente herido. En 1993, su editor noruego también murió asesinado y su traductor turco escapó a un atentado en un hotel que causó 37 víctimas. En 1995, el novelista y premio Nobel egipcio Naguib Mahfouz, que había escrito que la fetua había hecho más daño al islam que la novela de Rushdie, fue apuñalado en El Cairo por unos islamistas”.

Nicole, presenta argumentos tan fuertes en el campo de la investigación, que son su mejor arma persuasiva, dejándole claro al lector que lo que está diciendo, muy probablemente es la verdad y nada más que la verdad. No deja espacio a la duda pues se arma de datos que respaldan sus afirmaciones. En su denuncia de la presencia de la compañía petrolera francesa Total en Birmania y por ende una implícita crítica al doble discurso del gobierno francés, maneja los datos como causa y efecto, dando un hilo conductor que al tiempo en el que informa, desarrolla las ideas implícitas. “Desde luego, no es que falten denuncias contra el régimen birmano, incluso francesas. No otra cosa es el informe de la Federación Internacional de los Derechos del Hombre, de 1996, o el documento de la misión informativa parlamentaria francesa, de 1999, mientras que el de la Organización Internacional del Trabajo, con fecha de julio de 1998, describe “la impunidad con que los oficiales del gobierno y sobre todo los militares tratan a la población civil, como una inmensa fuente ya sea de trabajadores forzados no remunerados o bien de servidores a su disposición, elemento propio de un sistema político basado en la fuerza y la intimidación”. Enseguida, se revela que la mejor manera que tienen los militares de enrolar a los trabajadores consiste en la evacuación y destrucción de las aldeas, sobre todo en la zona que rodea el futuro pipe line de Total”.

Disfruto mucho su estilo narrativo, y me atrevo a afirmar que es una columnista de cuento, de novela, donde parece que sus personajes son ficticios, pero uno sabe que está leyendo cosas reales sobre gente real. Por su profesión de pintora y artista, puede pintarnos una columna a color, sin perder el estilo de denuncia o critica principal y característico. Leerla, no solo entretiene sino que abre la imaginación para realmente entender lo que nos está diciendo.

“¿También las tiene el Gobierno de España? ¿También están incapacitadas de acción todas las asociaciones de mujeres de este país? ¿También era imposible para los partidos y organizaciones de izquierda convocar una importante manifestación en Madrid y en todas las ciudades de España?”

“¿Era imposible que los dos amigos del rey de Marruecos, José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolas Sarkozy -por no hablar del Rey de España-, se pusieran de acuerdo para influir en la decisión del monarca marroquí? ¿Hasta cuándo tendremos que respetar una justicia que es sólo la sombra de lo que su nombre indica?”.

CATALINA SALAZAR

Anuncios