Ensayo sobre Iñaki Gabilondo (columnista internacional)

por La hora del escarnio


José Ignacio Gabilondo Pujol; más conocido como Iñaki Gabilondo es un periodista y locutor de radio español.  Sin lugar a dudas, Iñaki, es una referencia imprescindible en el periodismo español de las últimas décadas. Su visión lúcida, certera y equilibrada de la actualidad lo han convertido en uno de los profesionales más admirados y respetados. Su carrera profesional es larga y fructífera: ha sido director de informativos de TVE, presentó durante años el programa “Hoy por hoy” de la cadena SER, y ha dirigido los informativos nocturnos de Cuatro y CNN. También ha obtenido decenas de premios, entre ellos seis premios Ondas, el Ortega y Gasset, el premio de la Federación de Asociaciones de la Prensa, o la medalla de oro al mérito en el Trabajo.

En mi opinión Gabilondo es un hombre de radio de pura cepa y no está tan dotado para la televisión. Su cálido timbre de voz, su pronunciación perfecta, su capacidad para improvisar y hablar con exactitud son cualidades que ninguno de sus colegas en la radio posee en igual medida. No es asombroso, por ello, que su magazín matinal Hoy por hoy, emitido por la Cadena SER desde 1986, se haya consagrado durante años como el más oído en esa franja horaria según todas las mediciones de audiencia.

A pesar de la simpatía hacia el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de que lo acusan sus críticos, Iñaki Gabilondo ofrece una imagen de gran credibilidad y sin lugar a dudas  cuenta con una increíble ponderación y enorme habilidad tanto como conductor de programas como columnista y blogger.

Actualmente Iñaki Gabilondo tiene 69 años de edad y escribe y publica columnas audiovisuales para el diario El País de España aportando, en mi concepto,  una mirada propia llena de serenidad y sentido común a su público (españoles de edad madura interesados en temas políticos, contenidos picantes y coyunturales). Sus posts son generalmente sobre los temas más calientes de la actualidad y son presentados en formato vídeo blog.

Iñaki ha sido descrito por muchos como una especie de espejo, en el cual se mira la sociedad española y a través del cual se puede intentar entender lo que sucede con su país de origen (lugar en el que se centran casi todos sus video blogs); En mi caso, siendo yo una extranjera, sus columnas audiovisuales han representado una forma práctica de conocer el viejo continente y lo que sucede con él.  Así mismo ha sido una manera de saber qué ocurre en lugares lejanos que no me son posibles visitar, y de descubrir ciudades que ni siquiera sabía que existían.

Este escritor ha logrado captar mi atención especialmente porque fue gracias a él que conocí las columnas audiovisuales. En ellas pude descubrir un nuevo mundo periodístico que logró fascinar mis sentidos. Al analizar durante todo el semestre los video blogs de este español pude notar que se caracterizan por ser de una duración bastante corta (duran entre 3 y 5 minutos cada uno) lo que hace que no sean tediosos de ver y escuchar. Su estilo es serio, conciso y fácil de comprender incluso para personas que no están muy relacionadas con los temas que el acostumbra a tratar. Por lo general, Iñaki siempre deja ver en sus videos una clara tendencia política que sostiene con variados datos e información pertinente al tema y su voz cálida y su gran profesionalismo son los generadores de una gran persuasión que se refleja en sus destinatarios y comentarios escritos hechos por usuarios del portal.

Escribir artículos de opinión exige una gran responsabilidad y un amplio conocimiento de lo que se está hablando y es precisamente ésta la imagen que Iñaki refleja  no solo en mi sino en muchísimos de los lectores habituales del portal de El País, pues sus video blogs son probablemente los más visitados. La interactividad que permiten sus posts es tal vez uno de los atractivos más visibles y uno de los comentarios más recurrentes. El hecho de poder observarlo hablar, poder detallar sus gestos y su expresión corporal maravilla y atrae a miles de usuarios virtuales de este afamado diario. Iñaki no elude nunca asuntos espinosos (especialmente en el ámbito político) lo que denota su justificada pasión por el periodismo.

Claramente Iñaki no se priva en lo absoluto del uso de las nuevas tecnologías de información y, según mi análisis, podría decir que Gabilondo es probablemente otro de los que sostiene el pronóstico de que el mito del periodismo clásico durará muy poco tiempo. Como su trabajo diario lo muestra y como en muchos videos lo expresa la profesión periodística con el tiempo tendrá que alterarse por completo. Descubrí a lo largo de los meses que en muchas ocasiones Iñaki Gabilondo subraya muchas de sus páginas favoritas y muchos de sus propios escritos para transformarlas en ciberlenguaje e ir colgando sus ideas en el muro de su Facebook, en la web y en su blog personal en el que comparte sus saberes y pensamientos.

Creo que sus comentarios más interesantes pueden ser encontrados en su blog personal donde al leerlos con profundidad dejan ver un llamamiento a los poderes e instituciones públicas, así como a la sociedad, para que defiendan y promuevan la libertad de prensa, como garantía imprescindible del régimen democrático. Asimismo, hacen hincapié en la grave crisis que atraviesa el sector en España, que se ha traducido en los últimos cuatro años en la pérdida de 6.000 empleos, el cierre de decenas de medios, el aumento del intrusismo, la precariedad laboral y el acoso de los poderes. Por ello, insiste en varios de sus escritos en el alarmante aumento de las restricciones a los profesionales del periodismo.

Estos posts y en general muchos de sus video blogs reflejan la larga lucha que deben llevar a cabo los periodistas pero a su vez resultan siendo videos con información de calidad. Gabilondo no solo combina su estilo critico con una gran claridad sino que logra, de manera efectiva, corroborar que con todas las noticias que hay en la red hoy en día, el periodista es más imprescindible que nunca para contrastar la información y contarla bien.

A lo largo de sus columnas audiovisuales Iñaki emplea el método de cuestionarse a sí mismo generando a su vez un cuestionamiento en la persona que ve sus videos. Creo personalmente que esta puede ser una de sus grandes armas a la hora de llamar la atención de su audiencia pues es gracias a esto que logra generar un sentimiento y estado de reflexión que agradan y atraen constantemente tanto a nuevos como a viejos seguidores.

Tengo la teoría de que los escritores y los periodistas narran según la cara que tienen. Lo sé, es una idea alocada, quizá absurda. Pero no, la experiencia me lo demuestra una y otra vez. Gabilondo es así, como sus columnas. Tiene la humildad necesaria para eliminar con limpieza de cirujano todos los efectos especiales posibles que cabrían en un video relato los suyos: no hay nostalgia, no hay sentimentalismo, no hay metáforas baratas. Hay una realidad que palpita. Hay dolor, hay repulsa contra las injusticias cometidas y hay una gran generosidad hacia sus lectores.

Pero no se engañen, detrás de todo esto, se esconde un gran, gran seductor. A su manera, con su suavidad, seriedad y puntualidad indiscutible, se encuentra un periodista de raza, un escritor de raza que te agarra por la solapa en cuanto te descuidas y te “obliga” a verte sus columnas audiovisuales de un tirón. A mí me ha pasado con todas y cada uno de ellas.

Iñaki Gabilondo consigue que parezca sencillo escribir y hablar como él lo hace. Y no lo es. En lo absoluto. Consigue lo que sólo logran los virtuosos: habla, escribe y argumenta como si respirara. El escribe y habla como si respirase, sin esfuerzo (aparentemente) con una brutal naturalidad. Su estilo es brillante y con el muestra al mundo las amenazas y grandezas de una profesión a la que ha consagrado una vida y en la que ha triunfado y se ha reconocido como maestro del periodismo, sobre todo en el medio radial por su más larga trayectoria.

Natalia Méndez Alzate

 

Anuncios