Columnas finales

por La hora del escarnio


Ballet ¿solo para hombres homosexuales?

La semana pasada a mí clase de ballet llego un nuevo integrante, un hombre de 20 años, guapo, tímido, pero súper interesado en este arte. Con los días ha tenido gran progreso en la coordinación de los pasos básicos, los ejercicios en general y para mi sorpresa en la elasticidad que es necesaria en este baile. Como varios de mis amigos saben que estoy en ballet comente que había un hombre en el grupo y que era bueno en lo que hacia por lo que de inmediato salieron los comentarios de: fijo es gay.

Quede sorprendida porque aunque soy bastante chapada a la antigua, sobre todo por mi educación católica, me parece que es entupido que ha estas alturas de la vida todos los que quieren entrar a una academia de ballet es porque son homosexuales, afeminados, comentarios que son totalmente zafados de la realidad, no por querer este arte significa que sea homosexual, y así lo fuera no tiene nada de malo. El hecho de que un hombre le guste el ballet o que sea o no homosexual no debería ser usado como insulto,  es un acto que demuestra ignorancia en un mundo en el que a los hombres le gustan ocupaciones que en épocas antiguas nacieron solo para mujeres o actividades que eran solo para hombres que ahora también son compartidas por nosotras.

Luego de estos comentarios decidí preguntarle a mi maestra que pensaba de eso que dice la gente y me sorprendió con lo que me contó. Su profesor, el que la convirtió en bailarina profesional, NO ES GAY, de hecho es un hombre heterosexual, tiene una vida común y corriente, es casado y tiene 3 hijas y nació con el don del baile.

Comencé a pensar en que yo también era de mente cerrada antes de conocer este arte, que no es solo bailar, es tener elegancia, flexibilidad, amor, muchas cosas. Supe entonces que en la academia estuvieron durante muchos años dos hermanos que habían empezado desde los 6 años, cuando sus padres los llevaron a inscribirlos mi profesora les dijo: “Que bueno que sean padres de mente abierta, que chévere seria que todos los padres trajeran a sus hijos hombres, pero no lo hacen porque creen que si los traen desde chiquitos van a ser homosexuales”. Y no, no fue así, ellos estuvieron durante 8 años, hasta que la presión de la sociedad, el decir a los amigos: bailo ballet, los convenció de salirse aún sabiendo el gran talento que tenían, y siguieron siendo todos unos varones.

Me sorprende la falta de tolerancia, aunque soy católica, también se que parte de amar al prójimo es respetarlo y aceptarlo como es, se supone que para juzgar esta Dios no el hombre y su discriminación. Realmente espero que todos esos que por miedo al que dirán dejen la bobada y si son todos unos hombrecitos y les gusta el ballet se animen porque hacen mucha falta en este oficio, y no por gustarle significa que no tiene clara su orientación sexual, sea o no homosexual.

Hoy mi crítica va a que invito a todos esos hombres que les llama la atención el ballet, no es necesario ser un experto, en esta vida todo se aprende si uno así lo quiere. Además quiero que esos padres que piensan que el ballet hace gay a un hijo entiendan que no tiene nada que ver. Así como hay hombres homosexuales en esta actividad, los hay médicos, abogados, deportistas, en todos lados y no por eso hay que discriminar ni a quienes lo son ni a un baile antiguo y que termina siendo un gran ejercicio físico.

 

¿Llegó el cambio?

El nuevo Ministerio de Vivienda comandado por Germán Vargas Lleras parece ser una buena jugada del gobierno Santos, sin embargo; despertó muchas dudas al ser tomada esta decisión solo 24 horas después de que el actual mandatario perdiera 15 puntos en popularidad. Pareciera que busca subir puntos con los colombianos cumpliendo con su promesa de campaña, aunque debió hacerlo sin necesidad de esperar a perder credibilidad.

A pesar de esto, la idea es bastante buena, teniendo en cuanta los altos niveles de pobreza de este país, entregar 100 mil viviendas a desplazados, discapacitados, madres cabeza de familia y damnificados por las lluvias, es una acción que ya estaba demorada en ponerse en marcha. También es necesario que el Estado empiece a cumplir con hechos y no con palabras las tantas preocupaciones económicas con las que viven millones de colombianos.

Escoger a Vargas es una buena estrategia, en su papel de ministro ha logrado aprobación de 69 leyes y 5 reformas constitucionales. Además la ley de restitución de tierras que dará resultados hasta mucho tiempo después del mandato de Santos, eso si no decide lanzarse para reelección.

Tal vez mi gran preocupación frente a esta propuesta, que parece ser muy buena y acertada para los momentos de crisis que vivimos, es el corto tiempo con el que contaran para alcanzar esta meta. Además del grave problema de corrupción que sigue latente en el territorio nacional, dónde se roban la plata de la educación, infraestructura, hasta lo mas descarado robar los recursos de la salud.

Aunque es una estrategia muy buena y parece estar bien dirigida,  pone en riesgo los 4 billones de pesos que serán invertidos en al construcción de estos hogares que ayudaran a aproximadamente 21 mil personas. Es importante que esa conexión que quiere hacer Vargas Lleras con los Alcaldes y Gobernadores sea veraz. Ejercer control en los dineros que da el Estado podría ser de paso una medida que se podría implementar no solo en este proyecto sino en todos para evitar la corrupción y que sea mal gastado el dinero que esta destinado para el bienestar de la población civil.

Es otro paso bien dado por Santos, mientras en seguridad pierde puntos, al menos  con la implementación de la educación gratuita y ahora la construcción de vivienda para los que más la necesitan, parece que la idea de disminuir los niveles de pobreza durante sus 4 años de gobierno estarían por buen camino si logra cumplir con esto. Sería muy bueno ver a tantas familias, que duermen entre latas y cartón, tener un techo digno, lejos de las inclemencias del clima y de todas las dificultades por las que tienen que pasar por no tener el nivel económico suficiente para pagar una casa de verdad.

Aunque en verdad espero y cruzo los dedos para que esta propuesta se concluya con éxito, también se que habrá que hacer lo del dicho: “amanecerá y veremos” si comienza el cambio para acabar la pobreza o si una promesa más pasa a ser otra de las estrategias desperdiciadas por problemas de corrupción o por incumplimiento con los tiempos estipulados.

 

Mucho en música pero poco en respeto

Hace unas semanas asistí por coincidencia a un evento de concurso de tunas y mi expectativa no era muy grande, ya que mi tía todos los años para el cumpleaños de mi prima llevaba tunas y tenia que presenciar este show hasta que llegó a cansarme, mi prima tiene 21 años hagan cuentas de cuanto tiempo tuve que ver lo mismo. Entre al pre-show y conocí varias integrantes de una de las tunas y al comienzo muy bonito todo, vi el ensayo y hasta ahí todo muy normal. Empecé a hablar con algunas de las mujeres que la conforman y note algo que de una me desanimo por completo.

Como casi todo en este mundo ellas tienen una jerarquía pero no cualquiera, tal vez la jerarquía más absurda e irrespetuosa que haya podido conocer. Estos hombres y mujeres tienen rangos dentro de sus grupos, me pareció una logia por así decirlo, ya que las principiantes son catalogadas como “bultas” porque eso son para las experimentadas, un bulto inservible y que son quienes cumple con los caprichitos de los/las llamados tunas y tunos que son quienes ya tienen experiencia y llevan capa y la beca.

Tras bambalinas vi cómo las veteranas de una de las tunas, que estaban participando esa noche por la mejor presentación musical entre muchos otros reconocimientos, obligaron a una de las bultas a vestirse como dama antigua pero con un vestido que la ridiculizaba totalmente y haciendo un show espantoso que es una de las tantas pruebas que les ponen para lograr subir de rango. Me pareció denigrante esa actitud además de los gritos y la imponencia de poder sin importarles el respeto mínimo que debe tener por cualquier persona, todo con la excusa de ser TUNAS, porque además ahí las inexpertas no tienen nombre, simplemente son bultas.

A pesar de eso me senté a ver las presentaciones y me pareció lo mas hipócrita del mundo, en el escenario parecían las mejores amigas, se hacían ver como  grupos  unidos y completamente llenos de valores y respeto. Pero después de las cosas que vi me pareció terrible que humillaran a las novatas, las hicieran cargarles todos los instrumentos, que no las dejaran comer si no les llevaban comida primero a ellas, burlarse de su inexperiencia, entre muchas otras actitudes desafiantes y que personalmente no aguantaría, por eso mismo admiro a esas personas que soportan eso para estar en estos grupos.

Al final, una de las tunas que más me molesto con la intolerancia detrás del escenario arrazo con los premios, pero a mi me dejaron con la sensación de que tienen mucho de música, porque realmente son sensacionales, pero tienen poco de respeto. Decepcionante cuando estamos en un país en el que criticamos al que se cree más que otros por su posición económica o política pero tenemos rabo de paja cuando en algo tan simple como en una tuna deberían mostrar el mínimo acto de educación y no denigrar a nadie, sino más bien orientarlo para que logre tener un lugar por su talento y no por servirle a alguien. Un consejo para estas personas: el respeto se gana, no se impone.

Eliana Moreno G.

Anuncios