Corrección Paseo Bugueño

por La hora del escarnio


Tecnología arma de doble filo
Hay algo que no podemos tapar y es que vivimos en una sociedad invadida por la tecnología. Esto tiene ventajas y desventajas, algunas de las ventajas son que la información está al alcance de cualquiera que tenga acceso a internet, otra es estar en contacto permanente con quien queramos. Algunas de las desventajas de vernos invadidos por ella son, primero el mal uso de la tecnología puede hacer que la juventud se vea aturdida ante la gran cantidad de información que se le presenta al no saber como usarla y segundo se ha convertido en una adicción, creo yo porque se utiliza como una forma de evadir la realidad, esta es igual de preocupante a la adicción a las drogas, al alcohol o al tabaco puesto que se puede llegar a perder la persona en un mundo no real, cibernético.
Pero el punto de esta columna no es decir que la tecnología está mal y que es un demonio que invadió nuestra sociedad para llevarnos a la perdición, lo que pretendo en esta columna es decir que la tecnología puede llegar a ser un arma de doble filo si no se sabe usar.
Es evidente que la modernidad nos ha llevado a ser mucho más inmediatistas y veloces en nuestra forma de hacer las cosas, para esto es muy útil la tecnología que usamos hoy en día como las tablets, los Black Berry y los Iphone, puesto que podemos mantener varias conversaciones al tiempo y agilizar nuestro desempeño. El problema real es cuando hacemos acciones que requieren de nuestra atención absoluta como manejar y chateamos al tiempo sin fijarnos en lo que está pasando frente a nuestros ojos. Esto hace que pongamos en riesgo nuestra vida y la de los demás.
Dejando un poco el extremismo a un lado, hay otros casos en los que la tecnología al alcance de la mano se interpone en las tareas cotidianas de las personas, un claro ejemplo de esto es un estudiante tomando clase con su celular en la mano o más bien un estudiante no tomando clase por estar con su celular en la mano chateando o viendo Facebook, es aquí donde se le da un mal uso a la tecnología, se supone que debería usarse para facilitar las tareas de la vida diaria y poder avanzar rápidamente, pero en este caso lo que hace es retrasar y entorpecer el aprendizaje del estudiante.
Para concluir la tecnología tiene que ser usada de una forma consciente, pues si se hace al contrario puede convertirse en un arma en contra de quien la tiene en sus manos, para esto creo yo se tiene que tener claro cual es el propósito de su uso, pues así se logrará aprovechar al máximo sus cualidades como una herramienta positiva sin que logre intervenir negativamente en la efectividad y productividad del usuario.

Felipe Vargas Mejía

Anuncios