Dos columnas corregidas – Natalia Méndez Alzate

por La hora del escarnio


Y ¿En dónde quedo la plata?

El desgarrafal desfalco que cometió Luz Marina Vélez Londoño en la ciudad de Pereira, hace cuatro años, aún deja ver las secuelas de dicha estafa. El episodio se resume en el engaño a familias de todos los estratos que fueron víctimas de robos millonarios, quienes creyendo que la inversión era la mejor manera de asegurar el futuro tuvieron que detener sus planes y proyectos para situarse en un presente inmediato que cambiaba todo el rumbo de sus vidas.

Su inversión empezó a funcionar desde el 2004 como un agente intermediario entre corredores de bolsa y clientes interesados en ganar rentabilidad. Se constituyó mediante escritura pública en la Notaría Quinta, el 24 de diciembre de 2003 y en la Cámara de Comercio fue registrada el 13 de enero de 2004. Fue singular porque sus clientes eran, en su mayoría, de la alta sociedad local; muchos de ellos socios de los exclusivos clubes Rialto y Club Campestre de Pereira.

Actualmente, son muchos los damnificados que llevan los mismos cuatro años intentando hallar a alguien que responda por su dinero. A diferencia de lo que se reconoce como una pirámide Su inversión, que era la empresa manejada por Luz Marina, estaba avalada por Global Securities; un grupo financiero privado encargado de posicionar, vender, y manejar todos los asuntos referentes a la compra y venta de acciones.

Cuando todo se veía perdido y con ganas de ser enterrado, se vio un poco de justicia. Se informó que César Ángel, el esposo de Luz Marina Vélez, y miembro de la junta directiva de Su inversión, había sido capturado en Ipiales, Nariño, intentando cobrar su pensión. Los rumores no dejan de aparecer en la realidad de los pereiranos. Se espera que su esposa o sus dos hijas, quienes fueron parte de la macabra maniobra, aparezcan y den seguridad a su padre, y esposo quitándole también un poco de culpa al mismo.

Sin embargo, se sabe que César Ángel, ha inducido a su familia a que no se entreguen ya que su corazón tan solo funciona un 50%, y las expectativas de los médicos, y de quienes lo han atendido, no han sido muy alentadoras.

A raíz de este suceso, nos preguntamos ¿dónde está la justicia?, ¿qué va a pasar con todas las familias que han invertido la mayoría o todos sus ahorros en una causa perdida? Y ¿dónde están aquellos que velan por los intereses y seguridad, de una ciudadanía que ante esto se siente perdida y sin esperanza?

Del mismo modo, nos lleva a cuestionarnos sobre qué tanto pueden aportar los paraísos fiscales a ciudades y países que cuentan con gente corrupta que a cuesta de sus beneficios e intereses propios pasan por encima de aquellos que conviven y que conocen desde hace mucho tiempo.

Nos damos cuenta, que nos enfrentamos a un país lleno de esperanza, pero que aquellas se acuestan en un lodo que en cualquier momento puede hundirse. Aunque Pereira, es una ciudad media de la cual no se tiene un amplio cubrimiento de los sucesos, evidencia la corrupción y egoísmo que vive el país ante cuestiones tan delicadas como el dinero de nuestros coterráneos.

Natalia Méndez Alzate

La prostitución existe donde hay hombres y mujeres

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, afirmó el martes pasado que “donde hay un hombre hay prostitución”. Ella sostiene hasta el momento que esta afirmación no tiene nada de malo y que por lo tanto “no se le fue la lengua”.

Según Holguín, lo que estaba buscando con esta frase era alejar a Cartagena del centro de atención de los medios estadounidenses y recalcar que no fue la ‘heroica’ la culpable de la situación que vive por estos días el Servicio Secreto de Estados Unidos, luego de que varios de sus agentes hubiesen solicitado servicios de damas de compañía durante su estadía en la pasada Cumbre de las Américas.

Hablar sin razonar es muy peligroso y más en altos cargos.  Es claro que se necesitan dos para bailar un tango así como para ejercer la prostitución se necesitan dos sujetos.  La aseveración de María Ángela Holguín es desafortunada, además de simplista y poco inteligente pues para que haya prostitución heterosexual es necesario que actúen tanto un hombre como una mujer. Su expresión es temeraria y salida de todo contexto, porque sí se diera así el fenómeno comentado, ella misma estaría involucrada en él por el solo hecho de trabajar con hombres, lo que es a todas luces absurdo. Sí fuese así y quisiera Holguín  protegerse de tan degradante situación, tendría que enclaustrarse entonces en un convento no visitado por hombres (ni siquiera por curas).

Ante todo creo que es primordial cuestionarse si la prostitución es  un asunto de género  y si el verdadero problema y causante de ella son los hombres. Me parece que las ‘célebres’ palabras de la ministra lo que tratan de hacer es de desviar la atención del argumento fundamental, pues la problemática de la prostitución (que a propósito es considerada una profesión legal en Colombia y que quien la ejerce es un trabajador o una trabajadora) se debe principalmente  al estado de pobreza e indigencia que vive la mayoría de la población del Caribe y los habitantes colombianos.  Los culpables no son los cartageneros, los responsables de esta situación inadmisible e injusta son el gobierno nacional y los gobernantes locales. Y es que tomando este asunto desde la visión idealista y analizando las cosas desde la mirada odiosa e irrespetuosa del silogismo, propia de  la señora Holguín,  se puede decir que vivimos en un país que se caracteriza porque en donde hay políticos hay corrupción .

La ministra debería preocuparse por buscar soluciones a la  problemática de la prostitución en el país y al entorno de miseria que vive actualmente el ‘Corralito de Piedra’ y El Caribe colombiano, de la misma manera que debería pedir disculpas públicamente por sus indignantes palabras. Palabras que no solo generaron agravio y enfundaron segregación sino que también satanizaron la existencia masculina entre la que se encuentra su propio hijo. Un hombre que muy seguramente aún no se acuesta con putas.

Natalia Méndez Alzate

Anuncios