Fútbol de calidad

por La hora del escarnio


Columna corregida 2

La Dimayor se ha convertido en el primer blanco para culpar de todos los males del Fútbol Profesional Colombiano. De un tiempo para acá se ha vuelto el común denominador de las críticas de periodistas y de la afición en general. El último tema por el que le han llovido críticas a la institución que organiza el fútbol en el país es el de los derechos de transmisión de los partidos.

Este año la Dimayor decidió cambiar el esquema en la contratación para los derechos de transmisión del FPC: dejó de cobrar un monto fijo por un periodo determinado y pasó a cobrar mensualmente a los cable operadores por cada suscriptor. Para lo cual pasó de recibir los US$17 millones que pagó Telmex en asociación con Une por cubrir el FPC entre 2006 y 2011 y empezó a cobrar US$1,2 por suscriptor mensuales. Esto llevó a que Directv decidiera aceptar la oferta y empezara a transmitir los partidos del rentado nacional.

A su vez, generó un descontento en la gente de Telmex y Une porque la tarifa por la cual pagó los derechos en los últimos 5 años pasaría  de US$3,4 millones anuales a US$3,6 millones mensuales –es decir US$43 millones anuales–; esto debido a que durante el periodo en que transmitieron el FPC pasaron de tener 350.000 usuarios a tener 3´000.000 de suscriptores en parte por la exclusividad que tenían sobre las transmisiones del fútbol colombiano.

La críticas nacen debido a que casi el 85% de colombianos no podrán ver el fútbol colombiano por televisión y muchos empezaron a criticar a la Dimayor, aun desconociendo que las transmisiones no son exclusividad de Directv y que tanto Telmex y Une como las demás empresas que proveen televisión en el país pueden llegar a tener los derechos de transmisión siempre y cuando cancelen el valor que establece la Dimayor.

Sin embargo el periodismo deportivo en general y ese 85% de la población del país han señalado a la Dimayor como el gran responsable por el “alto precio” en que se está cotizando el FPC; un valor que no parece ser tan alto cuando ya hay más de 3 empresas interesadas en adquirir el fútbol colombiano. El problema es que Telmex no ha querido establecer una negociación seria y la ridícula oferta que pone sobre la mesa es de casi 38 centavos por suscriptor, es decir menos de la 3 parte de lo que paga Directv, algo que sería inequitativo e injusto.

La Dimayor ya estableció el precio que considera justo para el fútbol colombiano, Directv aceptó esta oferta y seguramente más de 3 empresas harán lo mismo en las próximas semanas y con Telmex, quien se lucró mucho con el fútbol colombiano en los últimos años, las puertas están abiertas para una negociación seria y justa.

Considero que si le preguntaran a cada uno de los suscriptores de Telmex de este país sobre si estaría de acuerdo con que $2.234  de lo que cancela por los servicios de televisión fueran destinados a pagar las transmisiones del FPC, más del 80% estaría de acuerdo. Así que, ¿cree Ud. que la Dimayor es el gran responsable?

Néstor Peña

Anuncios