INFORMAR SIN FUNDAMENTOS

por La hora del escarnio


En los últimos días he estado mirando diferente publicaciones que hicieran referencia a hechos que ocurren en el extranjero que vinculan la participación de colombianos, y el panorama es bastante desolador, no solo la temática que predomina es el narcotráfico, si no que casi nunca son expuestas de una forma que permita dar razón del verdadero deber ser del periodista, hay que informar con responsabilidad.

Revisando las publicaciones me encontré con una noticia publicada hace algunos meses que hacia referencia a la vinculación de jugadores del Real Madrid con un mafioso colombiano.

Sabemos que el salario de un jugador de futbol está entre los más altos del mundo , y sorprende enterarse aunque un poco tarde, la vinculación de jugadores de uno de los equipos más reconocidos a nivel mundial con el narcotráfico colombiano.

El colombiano Laurentino Sánchez Serrano, alias “lauro” fue capturado por la policía madrileña por cargos de narcotráfico. en el juicio que se le realizó se dieron pruebas de la participación del colombiano en la búsqueda de una casa para el jugador Cristiano Ronaldo. Era evidente los vínculos del narcotraficante con miembros de este gremio tan reconocido.

Es más que imprescindible, poner atención a este tipo de acontecimientos, no solo porque muestra un fuerte contenido político y deportivo, si no, porque es una de las distintas formas que demuestra hasta qué punto los tentáculos del lavado de activos, narcotráfico y empresas criminales, han logrado permear nuestra sociedad.

Pero el problema no radica en el contenido de la noticia sino en la forma en la que esta fue presentada, carecía de toda prueba o evidencia y se limitaba a tratar de manera muy superficial el tema. sociedad. Además de esto no hay duda que muchas veces el tratamiento que se le da a las noticias esta nublado por la neblina espesa del amarillismo, amarillismo que persigue a la sociedad Colombiana constantemente y que ha llevado la imagen de un país al barranco. Y es por esto que investigaciones empíricas sin más fundamento que supuestas conversaciones con figuras indeterminadas y sin verificación, son las constantes en una noticia carente de contenido, crítica y veracidad presentándonos solo vacuencias, escritas por un desinteresado periodista que toma su oficio sin ningún sentido de responsabilidad.

Laura Malaver

Anuncios