La W en pañales

por La hora del escarnio


Columna nueva

Por: Alejandra Soriano W.

El pasado 11 de mayo en W radio, el programa de las mañanas de la W que dirige Julio Sánchez Cristo, se trató el tema sobre la polémica que causó a nivel mundial la portada de la revista Time en la que una mujer de 26 años aparecía amamantando a un niño de tres, la polémica en la emisora duró tan poco como lo que dura el periodo de lactancia de las mujeres colombianas, y como suele pasar en el programa de “Julito” cuando se trata de temas internacionales, el tema no se aterrizó a la realidad del país, se trató como si en Colombia existieran muchas mujeres que pueden amamantar a sus hijos hasta los tres años.

En Colombia amamantar a un niño por un tiempo de más de seis meses es un chiste, ese es un lujo que solo se pueden dar mamás de países como Noruega, Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Dinamarca o Australia, lugares que están en los primeros puestos en la lista de los diez mejores países del mundo para ser mamá, eso afirma el XIII informe sobre el estado mundial de las madres realizado por la ONG Save the children. En Noruega, la licencia de maternidad es de 47 semanas remuneradas, en Colombia, la licencia de maternidad es de 14 semanas, que empiezan dos semanas antes del parto, es decir que la mamá tiene 3 meses para compartir con su hijo y alimentarlo.

De algo pueden estar seguros en la mesa de trabajo de la W y es que en Colombia pocos niños por no decir ninguno, sufrirán los traumas psicológicos y los daños físicos por los que preguntaban preocupados al presidente de la Sociedad colombiana de pediatría, Nicolás Ramos, acerca de la lactancia prolongada hasta los 3 o 4 años de edad. El tema no es cuestión de querer o no querer, en este país alimentar a un niño como se debe no es una posibilidad para madres trabajadoras que deben volver a sus lugares de empleo al cumplir los tres meses de su licencia de maternidad.

Acá deberían recordar que la lactancia materna puede prevenir 1.000.000 de muertes infantiles al año y que en países como el nuestro, los efectos negativos en los niños físicos y psicológicos, no se dan por exceso sino por falta de leche materna; según la OMS, un bebé debe alimentarse exclusivamente de su mamá hasta los seis meses y deben evitarse los biberones, un factor presente desde el día en que las mujeres deben ir a trabajar en vez de cuidar a sus pequeños, así, menos niños se enfermarían de neumonía y se reduciría el riesgo de cáncer de seno en las mujeres.

Escandalicémonos frente a cifras como las de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación que demuestran que un 20% de los niños colombianos sufren de desnutrición, un porcentaje que responde en gran medida a la falta de leche materna en los primeros meses de vida, no hace falta que salga en la revista Time, está sucediendo ahora. La W igual que la legislación en Colombia, demostró que está en pañales en el tema de la maternidad, el debate es acá señores en donde nuestros niños se mueren de hambre.

Anuncios