La hora del escarnio

Trabajos de la clase de Periodismo de Opinión de la P.U.J.

Sin complejos y con gusto


Sin complejos y con gusto

 

Daniella Mendoza.

Anuncios

Final Santiago Ruiz Forero


Columna en Video

Criminal Enfermo o Adicto

http://www.youtube.com/watch?v=K9wv8omXP1Y&feature=youtu.be

El aborto es mi decisión


Catalina Salazar

se perdio el amor


se perdio el amor audio
Laura Malaver

FINAL CATALINA SALAZAR


(columnas corregidas)

¿Y qué pasa si son ellos? ¿Y qué pasa si no quiero ser yo?


Cuando estaba en el colegio, pensaba en estudiar lo que fuera, menos comunicación social. Pensaba que era una carrera extremadamente fácil y que el periodismo no era más que farándula y noticias exageradas. Y a pesar de que todos mis allegados me decían que tenía las cualidades necesarias para estudiar esto, decidí ser fiel a mis “ideales” y entre a estudiar medicina (porque solo los inteligentes estudian esto tan difícil). Ahora que estoy en sexto semestre de periodismo, no dejo de cuestionarme ante lo que desde mi punto de vista era un oficio vendido fácil y timador. Aunque amo mi carrera, el periodismo de hoy me deja un sin sabor extraño.

Y es que, ¿cómo es posible que los hechos mas “light” y vanos sean el motor principal de los medios de comunicación? Un trabajo que hice sobre monitoreo de medios me reafirma la falta de criterio que se maneja en este ámbito de la sociedad. Y lo digo por razones que tenemos a la mano, ya sea en el periódico o el control del televisor. Por ejemplo, lo que escriba el ex presidente Uribe en su twitter no solo nos bloquea la vista a asuntos más importantes, sino que también nos demuestra que al parecer no entiende el significado del prefijo “ex”. Hemos llegado a tal extremo que el clima de los eventos culturales y políticos del país dependen exclusivamente de un chaman que a causa de sus pocos recursos tiene su casa inundada. Pero el más vivo ejemplo de lo que quiero decir, fue la tan famosa cumbre de las Américas. Que si Obama se llevo el burro, que no se puso la guayabera, que Angelino era el peor vestido, que los de seguridad tuvieron compañía, y que Shakira canto mal el himno. El show de las estrellas hubiera sido un mejor nombre para este evento del que solo nos quedo chismes y curiosidades varias, pero de resto, nada. Al contrario, mientras las redes sociales fiscalizaban el talento de Shakira, nos metieron uno de los goles más grandes con la ley lleras y tan silencioso que ni cuenta nos dimos.

Ahora bien, ¿es esto culpa de los medios y su agenda? Claro que si, su necesidad de rating y su evidente falta de denuncia los arrodillan ante la banalidad. ¿Será que la culpa es de los periodistas? Por supuesto que muchos de ellos, faltos de criterio buscan lo que sea y lo vuelven noticia ¿Podría ser culpa de la audiencia? ¡Cómo no! si corren como borregos al matadero cada vez que aparece un golpe de opinión o una cortina de humo, comiendo entero y sin la más mínima capacidad de análisis. Tal vez la culpa es de este país donde las verdaderas noticias son cada vez menos objetivas e importantes y más amarillistas y vanidosas. Y yo, que le voy a dedicar toda mi vida a esto, no quisiera ser ni medio, ni periodista timador ni audiencia bruta, ciega, sorda y muda. Pero lo que si no quiero pensar es que según como están las cosas en nuestro país en materia de información, hubiera sido más fácil estudiar medicina.

Un verdadero amigo, sencillamente, no te deja morir.

“Si yo hubiera salido con él,  no lo hubiera dejado morir”. Esas eran las palabras que repetía mi novio una y otra vez, entre llanto y desespero cuando justo en su cumpleaños, lo llamaron a demás de felicitarlo, a contarle que uno de sus mejores amigos de infancia, había sido encontrado muerto en un caño de Bogotá.

Luis Andrés Colmenares, fue mi vecino por más de 5 años. Recuerdo perfectamente la llamada de espanto, digna de esa noche de Halloween, La primera noticia, fue que estaba desaparecido, la siguiente, que estaba muerto.  Así, empezó en nuestras vidas, lo que iba a ser más de un año de incertidumbre y dolor. Y digo en nuestras vidas, porque además del sufrimiento de la familia de “el negro” como todos lo llamaban, sus amigos sobre todo los del colegio, quedaron con un vacio enorme y muchas preguntas con las más extrañas y rebuscadas respuestas.

Los primeros testimonios vinieron de Laura Moreno y Jessy Quintero, las últimas personas con las que Luis Colmenares estuvo, quienes eran sus amigas de la universidad. Ellas dijeron que al salir de la discoteca, salió corriendo, se comió un perro caliente, volvió a correr y se cayó en el caño del parque El Virrey, cometiendo de esta manera suicidio. Fue la historia más rara y ridícula que habíamos escuchado, sobre todo porque “el Negro”, tenía una hermosa familia, un excelente promedio en la universidad, una vida muy tranquila y ni la más mínima posibilidad de ser suicida.

Ya ha pasado un año y siete meses en los que el abogado de la familia Colmenares ha conseguido más de 70 pruebas en contra de Laura y Jessy. Luis Andrés fue asesinado, porque aun cuando avisaron que se había lanzado al caño, no encontraron su cuerpo hasta el día siguiente y en otro lugar. El informe de medicina legal estaba mal hecho y la versión de Laura y Jessy estaba llena de huecos que no sabían cómo tapar. El cuerpo de Luis tenía varias lesiones de arma blanca y las livideces corporales no corresponden a la forma cómo lo encontraron. Esto descarta por completo la historia del suicidio. Además, al parecer Luis, quien tenía una relación con Laura, estaba pidiéndole que dejaran las cosas hasta ahí, pues muchos, incluido su ex novio Carlos Cárdenas, no estaban de acuerdo con la relación. De hecho fue la mamá de Cárdenas quién metió la mano en medicina legal y en la fiscalía. Las pruebas demuestran que si ellas no lo mataron, saben la verdad de quien fue y no la han querido decir. Ahora tienen detención domiciliaria y se enfrentan a ser condenadas por falso testimonio y complicidad entre 12 y 50 años.

Hoy recordamos a Luis Andrés Colmenares, con mucha alegría de quien fue, pero con mucha tristeza de que su caso aún este en proceso. ¿Cómo pueden vivir Laura y Jessy con el peso de la verdad sobre la muerte de Luis Andrés? Los  amigos del colegio Cervantes Retiro, quienes lo apreciaban mucho, aseguran que cuando uno sale con los amigos, pueden pasar muchas cosas, pero de ninguna forma hubieran permitido que “el Negro” perdiera la vida.

( columnas nuevas y audiovisual)

La educación: tanto un derecho como un servicio.

Sé que todos tenemos un ideal de un mundo perfecto, en el que el gobierno es bueno, las personas son honestas y los beneficios equitativos. Y que más beneficioso seria que la educación fuera gratuita y equitativa, así las cosas serían muy distintas. Sin embargo, esto, por mas ideal y bueno que suene, no es ni medianamente posible y mucho menos en un país como Colombia.

Primero que todo el gasto que se tendría que hacer, sería demasiado grande, que además de no estar disponible, se hace mucho más necesario en sectores salidos de control como el de la salud o el transporte. Para hacer esto un poco más real, se estima que el costo de un buen semestre por estudiante, con buenos profesores e instalaciones es de aproximadamente cinco millones de pesos. Un millón de cupos nuevos  costaría cinco billones de pesos semestrales o diez billones anuales y esto no es sino más de cuatro veces el costo de la primera línea del metro en Bogotá, una cifra realmente incompatible con la sostenibilidad fiscal. Esto sin pensar que los nuevos cupos, necesitan más profesores, mas instalaciones, mas inversión, mas infraestructura entre otras sumatorias incalculables.

Y claro, el estudio es un derecho, eso no se puede negar, pero también es un bien, por el que es necesario pagar, eso sí, pagar lo justo, pues no podemos negar que el crecimiento de los precios en la educación profesional en Colombia ya no da abasto.  Si todos estudiaran y  todos son profesionales y todos se gradúan, ¿qué va a pasar con los empleos de estos, teniendo en cuenta el gran problema de desempleo que tiene Colombia? ¿Cómo va a ser controlada la competencia y las oportunidades laborales en el país? ¿Qué hacemos con miles de ingenieros y miles de médicos sin posibilidad de trabajar?

Si la educación fuera gratis, el nivel de calidad bajaría de gran manera por el control del estado. Además no todos los bachilleres están capacitados para ser profesionales. Una buena opción sería que se le dieran más oportunidades de técnicos, especialidades y trabajos a los que cuenten con un diploma de bachiller.

Puedo sumar a estas razones, que no solo está la educación privada, también contamos con la educación pública, que en lugar de ser más factible para todos, es casi que imposible acceder a ella. Por ejemplo, la Universidad Nacional, es la institución más elitista del país, pues casi que nadie puede entrar a estudiar allá. Los cupos son muy limitados, haciéndolos una especie de logia a la que nadie puede entrar. La educación pública debe ser más asequible para todos, y de esa misma manera las oportunidades de estudio y desarrollo crecerían apaciguando esta necesidad.

Lo que Colombia necesita, no es educación gratis, sino un nuevo plan de la misma que incluya cubrir necesidades tanto económicas como sociales. Es decir, necesita mayores cupos en universidades públicas, necesita mejores formas de pagos y créditos educativos, necesita que los precios de la educación superior bajen considerablemente y sobretodo que las oportunidades tanto laborales como técnicas y especializadas sean tan anheladas y posibles como las profesionales.

INFORMAR SIN FUNDAMENTOS


En los últimos días he estado mirando diferente publicaciones que hicieran referencia a hechos que ocurren en el extranjero que vinculan la participación de colombianos, y el panorama es bastante desolador, no solo la temática que predomina es el narcotráfico, si no que casi nunca son expuestas de una forma que permita dar razón del verdadero deber ser del periodista, hay que informar con responsabilidad.

Revisando las publicaciones me encontré con una noticia publicada hace algunos meses que hacia referencia a la vinculación de jugadores del Real Madrid con un mafioso colombiano.

Sabemos que el salario de un jugador de futbol está entre los más altos del mundo , y sorprende enterarse aunque un poco tarde, la vinculación de jugadores de uno de los equipos más reconocidos a nivel mundial con el narcotráfico colombiano.

El colombiano Laurentino Sánchez Serrano, alias “lauro” fue capturado por la policía madrileña por cargos de narcotráfico. en el juicio que se le realizó se dieron pruebas de la participación del colombiano en la búsqueda de una casa para el jugador Cristiano Ronaldo. Era evidente los vínculos del narcotraficante con miembros de este gremio tan reconocido.

Es más que imprescindible, poner atención a este tipo de acontecimientos, no solo porque muestra un fuerte contenido político y deportivo, si no, porque es una de las distintas formas que demuestra hasta qué punto los tentáculos del lavado de activos, narcotráfico y empresas criminales, han logrado permear nuestra sociedad.

Pero el problema no radica en el contenido de la noticia sino en la forma en la que esta fue presentada, carecía de toda prueba o evidencia y se limitaba a tratar de manera muy superficial el tema. sociedad. Además de esto no hay duda que muchas veces el tratamiento que se le da a las noticias esta nublado por la neblina espesa del amarillismo, amarillismo que persigue a la sociedad Colombiana constantemente y que ha llevado la imagen de un país al barranco. Y es por esto que investigaciones empíricas sin más fundamento que supuestas conversaciones con figuras indeterminadas y sin verificación, son las constantes en una noticia carente de contenido, crítica y veracidad presentándonos solo vacuencias, escritas por un desinteresado periodista que toma su oficio sin ningún sentido de responsabilidad.

Laura Malaver

Final Santiago Ruiz Forero


Columna nueva 1

¿Y esas viejas enbola qué?

El pasado viernes un grupo de mujeres caminaron desnudas desde la Torre Colpatria, en Bogotá, hasta el Ministerio de Justicia; los medios no le dieron mayor cubrimiento. Muchos ni sabían qué estaban haciendo, algunos pensaban que eran unas feministas más, otros pensaron que se trataba de una manifestación artística, pero en realidad estaban pidiendo por los derechos de sus familiares que están presos. Estas mujeres hablaban principalmente de tres problemas: hacinamiento, condiciones de salubridad y atención de salud.

El 20 de Enero del 2012 el general Gustavo Adolfo Ricaurte se posesionó como director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) del país. Ese día aseguró que afrontaría de manera radical el hacinamiento: “la idea es que terminando el año 2011 hayamos reducido a por lo menos el 16%”. Actualmente la cifra está en 39.5% y va en aumento pues a diario a los centros penitenciarios entran hombres y mujeres, pero los que salen son muy pocos.

Entonces ¿qué es lo que necesitamos? ¿Más cárceles? ¿La mal llamada “limpieza social”? Ninguna de las dos, según el relator Rodrigo Escobar para personas privadas de la libertad de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) se deben reducir los proyectos de ley que lo único que buscan es aumentar la población carcelaria. Es decir, el gobierno en vez de estar prometiendo más cárceles, debería enfocar sus esfuerzos en políticas públicas que combatan los delitos, necesitamos políticas de prevención y oportunidades laborales para que los colombianos no vean en la delincuencia su única  opción.

Otro de los problemas que lleva al hacinamiento es que los jueces del país han olvidado que la privación de la libertad es excepcional según la jurisprudencia establecida por la Corte Constitucional y la Corte Interamericana. Y es que aunque parezca increíble el informe de la CIDH destacó que más de la mitad de los presos en Colombia están en detención preventiva. La cárcel no es para que las personas deban esperar una condena o una absolución ya que esto; además de ser injusto, es arbitrario, absurdo y sobre todo, inconveniente.

Pero éste no es el único problema en las cárceles del país, al hacinamiento se deben agregar graves problemas de salubridad como los encontrados en la cocina de la cárcel de la Picota, en donde se encontraron entre otras cosas, alimentos en descomposición, pésimos olores e instalaciones con condiciones anti higiénicas. A esto súmenle los problemas de plagas de “chinches”, diminutos pero peligrosos animales, que se dan únicamente en condiciones extremas de falta de higiene o más bien de asquerosidad, encontradas en varias cárceles del país.

Y para rematar CAPRECOM, que es la empresa prestadora de salud termina su contrato el 30 de junio del presente año, hasta el momento no se sabe nada de quien asumirá la atención de salud de los presos en Colombia. Por el momento lo único cierto, es que en la cárcel del Buen Pastor de Bogotá, hace dos semanas murió una señora con cirrosis que no fue atendida oportunamente y por lo cual el estado seguramente será demandado y ¿quiénes van a pagar? pues ustedes y yo con nuestros impuestos.

Es hora de que no solo en Colombia sino en toda América Latina se le dé prioridad a los derechos de los seres humanos, es importante acabar con la concepción de que se debe castigar en las peores condiciones, no podemos olvidar que el fin de una cárcel es el de resocializar a los individuos brindándoles herramientas y nuevas oportunidades para que vuelvan a la sociedad, pero actualmente las condiciones de los presos solo les crean resentimientos y ganas de volver a delinquir. Lastimosamente, las imágenes de los sitios de reclusión en los cuales los terroristas encarcelan a los secuestrados, no difieren sustancialmente de la que usted vería en nuestras cárceles. ¿Será que si en nuestro país reducimos la corrupción hasta acabarla, podremos tener un presupuesto para devolverles a nuestros presos al menos su dignidad como ser humano?

Columna nueva 2

Saber Callar

“Se necesitan dos años para aprender hablar y sesenta para aprender a callar”, Ernest Hemingway. Espero no demorarme tanto, toda la vida mi mamá me ha dicho que el problema de nosotros, es decir, mis dos hermanos, ella y yo es que no sabemos callar, siempre queriendo decir la última palabra. Pero no solo nos pasa a nosotros, creo que es el principal problema de los seres humanos, en especial de los políticos y periodistas, en fin la gran mayoría de personas que creen que sus palabras son irrefutables.

Ejemplos de esto los vemos a diario, el diputado por el departamento de Antioquia Roberto Mesa, dio unas polémicas declaraciones: “La plata que uno le meta al Chocó es como perfumar un bollo”.  Por supuesto, estas declaraciones rápidamente le dieron la vuelta a Colombia y al mundo, sin detenerse en ningún momento a pensar qué sacó este comentario racista y fuera de lugar, y luego arrepentirse diciendo: “No quise decir lo que han entendido, me equivoqué con las palabras y pido disculpas”. No habría sido necesario disculparse, si antes de decir lo que pensaba,  hacía un alto en el camino y después hablaba.

Las reinas de belleza son otro gran ejemplo de porque debemos callar y no ir diciendo lo primero que se nos viene a la cabeza. Para no irnos muy lejos, la tan recordada señorita Antioquia, que con su frase: “el hombre se complementa al hombre, mujer con mujer, hombre con hombre y también mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario”, dijo todo pero no dijo nada. En otras palabras, como diría el escritor y periodista estadounidense Mark Twain “es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”.

Por último, a nuestro querido Ex Presidente Álvaro Uribe, le entrego esta recomendación: no siempre es el ganador de un debate o de una discusión el que dice la última palabra, ni tampoco el que más alza la voz. Tal vez si lo hiciera en la época de la inquisición o de la mano de dictadores como Hitler o Mussolini, pero ya en esta época no, así que bájele al tonito en sus declaraciones y en sus trinos de Twitter, tome unas clases de yoga como sus hijos y reflexione antes de ir diciendo lo primero que se le viene a la cabeza. Porque el hombre que no sabe callar tampoco sabe hablar.

Columna Corregida 1

Una decisión conjunta

En el mundo de hoy exigimos igualdad en todos los aspectos, igualdad de raza, hablamos incansablemente de la igualdad de género, las mujeres exigen día tras día que se les respeten sus derechos y que se les trate como iguales al hombre, pero este discurso tiene que ser incluyente en todo sentido.

Nunca he sido machista, odio ese tipo de comportamiento. Creo firmemente en las capacidades iguales o mejores que tienen las mujeres. ¿Qué sería de los hombres sin ellas? Tal vez nada, pero la igualdad tiene que ser de parte y parte, pues las mujeres tampoco serían mucho sin nosotros. Cuando se tiene un hijo y se afronta el momento de pelear su custodia, generalmente se presume que debe quedar en manos de la mujer; hipótesis con la que no estoy de acuerdo, puesto que un hijo se concibe entre dos: hombre y mujer. A la hora de tener una relación sexual no miramos quien es más importante, es algo que se hace juntos, pero en nuestra sociedad todavía tenemos el imaginario de que las mujeres son las que crían a sus hijos (así el pronombre nuestros, desaparece). Mentira, me tiene mamado ese argumento, la relación de pareja es de pareja y se deben exigir los derechos de ambos, no solo de las mujeres o de los hombres, así que si el hijo se tiene entre dos, entonces cualquiera está capacitado para asumir la crianza.

Hace algunos días discutíamos en una clase sobre algunas cuestiones políticas y morales en donde surgió una pregunta acerca del aborto. Muchas de las mujeres que estaban en esta clase defendieron a ultranza el aborto en todos los casos, decían que son ellas las que toman la decisión de tenerlo o no tenerlo. Su argumento: las mujeres son las que lo llevan durante nueves meses, su cuerpo se afecta, sin duda alguna, sus hormonas se alborotan, su estado de ánimo cambia, entre muchos otros altibajos emocionales que se presentan durante el embarazo, su vida laboral y sus estudios tienen que ser interrumpidos y es entendible, pero sin duda alguna no es suficiente este sólo argumento y por lo tanto no lo comparto plenamente.

Si esto fuera así entonces los hombres tendríamos también la capacidad de decidir si respondemos o no por la criatura que viene en camino, puesto que fácil y muy simple: ellas son las que lo llevan, las que toman la decisión de tenerlo o no tenerlo y entonces ¿por qué tenemos nosotros que responder? El error, si fue un error, lo cometemos ambos. Muchas se indignaron con mi comentario y lo entiendo, pero es que su argumento, lo único que genera como resultado es que los hombres no asumamos nuestras responsabilidades. Esto es una responsabilidad conjunta y compartida, si se decide tener al niño pues ambos son los encargados de responder por el pequeño quien no tiene la culpa de que sus padres no se entendieran. Si es conjunta la responsabilidad también debería ser conjunta la decisión de practicarse o no un aborto.

Me mamé de este argumento ultra feminista, me tiene harto el hecho de que las mujeres nos vean únicamente como el que tiene que responder económicamente. Yo también siento y tengo las mismas capacidades que cualquier mujer para criar a mi hijo, así que si vamos a exigir igualdad, que sea de parte y parte porque si la decisión de tener, o no tener un bebe recae únicamente en la mujer, pues por ese niño yo no respondo: o lo tenemos juntos y asumimos el embarazo entre los dos, o entonces que miren a ver como toman la decisión, lo crían y lo sacan adelante por sus medios. La igualdad es de parte y parte.

Columnas finales


Ballet ¿solo para hombres homosexuales?

La semana pasada a mí clase de ballet llego un nuevo integrante, un hombre de 20 años, guapo, tímido, pero súper interesado en este arte. Con los días ha tenido gran progreso en la coordinación de los pasos básicos, los ejercicios en general y para mi sorpresa en la elasticidad que es necesaria en este baile. Como varios de mis amigos saben que estoy en ballet comente que había un hombre en el grupo y que era bueno en lo que hacia por lo que de inmediato salieron los comentarios de: fijo es gay.

Quede sorprendida porque aunque soy bastante chapada a la antigua, sobre todo por mi educación católica, me parece que es entupido que ha estas alturas de la vida todos los que quieren entrar a una academia de ballet es porque son homosexuales, afeminados, comentarios que son totalmente zafados de la realidad, no por querer este arte significa que sea homosexual, y así lo fuera no tiene nada de malo. El hecho de que un hombre le guste el ballet o que sea o no homosexual no debería ser usado como insulto,  es un acto que demuestra ignorancia en un mundo en el que a los hombres le gustan ocupaciones que en épocas antiguas nacieron solo para mujeres o actividades que eran solo para hombres que ahora también son compartidas por nosotras.

Luego de estos comentarios decidí preguntarle a mi maestra que pensaba de eso que dice la gente y me sorprendió con lo que me contó. Su profesor, el que la convirtió en bailarina profesional, NO ES GAY, de hecho es un hombre heterosexual, tiene una vida común y corriente, es casado y tiene 3 hijas y nació con el don del baile.

Comencé a pensar en que yo también era de mente cerrada antes de conocer este arte, que no es solo bailar, es tener elegancia, flexibilidad, amor, muchas cosas. Supe entonces que en la academia estuvieron durante muchos años dos hermanos que habían empezado desde los 6 años, cuando sus padres los llevaron a inscribirlos mi profesora les dijo: “Que bueno que sean padres de mente abierta, que chévere seria que todos los padres trajeran a sus hijos hombres, pero no lo hacen porque creen que si los traen desde chiquitos van a ser homosexuales”. Y no, no fue así, ellos estuvieron durante 8 años, hasta que la presión de la sociedad, el decir a los amigos: bailo ballet, los convenció de salirse aún sabiendo el gran talento que tenían, y siguieron siendo todos unos varones.

Me sorprende la falta de tolerancia, aunque soy católica, también se que parte de amar al prójimo es respetarlo y aceptarlo como es, se supone que para juzgar esta Dios no el hombre y su discriminación. Realmente espero que todos esos que por miedo al que dirán dejen la bobada y si son todos unos hombrecitos y les gusta el ballet se animen porque hacen mucha falta en este oficio, y no por gustarle significa que no tiene clara su orientación sexual, sea o no homosexual.

Hoy mi crítica va a que invito a todos esos hombres que les llama la atención el ballet, no es necesario ser un experto, en esta vida todo se aprende si uno así lo quiere. Además quiero que esos padres que piensan que el ballet hace gay a un hijo entiendan que no tiene nada que ver. Así como hay hombres homosexuales en esta actividad, los hay médicos, abogados, deportistas, en todos lados y no por eso hay que discriminar ni a quienes lo son ni a un baile antiguo y que termina siendo un gran ejercicio físico.

 

¿Llegó el cambio?

El nuevo Ministerio de Vivienda comandado por Germán Vargas Lleras parece ser una buena jugada del gobierno Santos, sin embargo; despertó muchas dudas al ser tomada esta decisión solo 24 horas después de que el actual mandatario perdiera 15 puntos en popularidad. Pareciera que busca subir puntos con los colombianos cumpliendo con su promesa de campaña, aunque debió hacerlo sin necesidad de esperar a perder credibilidad.

A pesar de esto, la idea es bastante buena, teniendo en cuanta los altos niveles de pobreza de este país, entregar 100 mil viviendas a desplazados, discapacitados, madres cabeza de familia y damnificados por las lluvias, es una acción que ya estaba demorada en ponerse en marcha. También es necesario que el Estado empiece a cumplir con hechos y no con palabras las tantas preocupaciones económicas con las que viven millones de colombianos.

Escoger a Vargas es una buena estrategia, en su papel de ministro ha logrado aprobación de 69 leyes y 5 reformas constitucionales. Además la ley de restitución de tierras que dará resultados hasta mucho tiempo después del mandato de Santos, eso si no decide lanzarse para reelección.

Tal vez mi gran preocupación frente a esta propuesta, que parece ser muy buena y acertada para los momentos de crisis que vivimos, es el corto tiempo con el que contaran para alcanzar esta meta. Además del grave problema de corrupción que sigue latente en el territorio nacional, dónde se roban la plata de la educación, infraestructura, hasta lo mas descarado robar los recursos de la salud.

Aunque es una estrategia muy buena y parece estar bien dirigida,  pone en riesgo los 4 billones de pesos que serán invertidos en al construcción de estos hogares que ayudaran a aproximadamente 21 mil personas. Es importante que esa conexión que quiere hacer Vargas Lleras con los Alcaldes y Gobernadores sea veraz. Ejercer control en los dineros que da el Estado podría ser de paso una medida que se podría implementar no solo en este proyecto sino en todos para evitar la corrupción y que sea mal gastado el dinero que esta destinado para el bienestar de la población civil.

Es otro paso bien dado por Santos, mientras en seguridad pierde puntos, al menos  con la implementación de la educación gratuita y ahora la construcción de vivienda para los que más la necesitan, parece que la idea de disminuir los niveles de pobreza durante sus 4 años de gobierno estarían por buen camino si logra cumplir con esto. Sería muy bueno ver a tantas familias, que duermen entre latas y cartón, tener un techo digno, lejos de las inclemencias del clima y de todas las dificultades por las que tienen que pasar por no tener el nivel económico suficiente para pagar una casa de verdad.

Aunque en verdad espero y cruzo los dedos para que esta propuesta se concluya con éxito, también se que habrá que hacer lo del dicho: “amanecerá y veremos” si comienza el cambio para acabar la pobreza o si una promesa más pasa a ser otra de las estrategias desperdiciadas por problemas de corrupción o por incumplimiento con los tiempos estipulados.

 

Mucho en música pero poco en respeto

Hace unas semanas asistí por coincidencia a un evento de concurso de tunas y mi expectativa no era muy grande, ya que mi tía todos los años para el cumpleaños de mi prima llevaba tunas y tenia que presenciar este show hasta que llegó a cansarme, mi prima tiene 21 años hagan cuentas de cuanto tiempo tuve que ver lo mismo. Entre al pre-show y conocí varias integrantes de una de las tunas y al comienzo muy bonito todo, vi el ensayo y hasta ahí todo muy normal. Empecé a hablar con algunas de las mujeres que la conforman y note algo que de una me desanimo por completo.

Como casi todo en este mundo ellas tienen una jerarquía pero no cualquiera, tal vez la jerarquía más absurda e irrespetuosa que haya podido conocer. Estos hombres y mujeres tienen rangos dentro de sus grupos, me pareció una logia por así decirlo, ya que las principiantes son catalogadas como “bultas” porque eso son para las experimentadas, un bulto inservible y que son quienes cumple con los caprichitos de los/las llamados tunas y tunos que son quienes ya tienen experiencia y llevan capa y la beca.

Tras bambalinas vi cómo las veteranas de una de las tunas, que estaban participando esa noche por la mejor presentación musical entre muchos otros reconocimientos, obligaron a una de las bultas a vestirse como dama antigua pero con un vestido que la ridiculizaba totalmente y haciendo un show espantoso que es una de las tantas pruebas que les ponen para lograr subir de rango. Me pareció denigrante esa actitud además de los gritos y la imponencia de poder sin importarles el respeto mínimo que debe tener por cualquier persona, todo con la excusa de ser TUNAS, porque además ahí las inexpertas no tienen nombre, simplemente son bultas.

A pesar de eso me senté a ver las presentaciones y me pareció lo mas hipócrita del mundo, en el escenario parecían las mejores amigas, se hacían ver como  grupos  unidos y completamente llenos de valores y respeto. Pero después de las cosas que vi me pareció terrible que humillaran a las novatas, las hicieran cargarles todos los instrumentos, que no las dejaran comer si no les llevaban comida primero a ellas, burlarse de su inexperiencia, entre muchas otras actitudes desafiantes y que personalmente no aguantaría, por eso mismo admiro a esas personas que soportan eso para estar en estos grupos.

Al final, una de las tunas que más me molesto con la intolerancia detrás del escenario arrazo con los premios, pero a mi me dejaron con la sensación de que tienen mucho de música, porque realmente son sensacionales, pero tienen poco de respeto. Decepcionante cuando estamos en un país en el que criticamos al que se cree más que otros por su posición económica o política pero tenemos rabo de paja cuando en algo tan simple como en una tuna deberían mostrar el mínimo acto de educación y no denigrar a nadie, sino más bien orientarlo para que logre tener un lugar por su talento y no por servirle a alguien. Un consejo para estas personas: el respeto se gana, no se impone.

Eliana Moreno G.

La parabólica de Pablo


Le hicieron serie de televisión a Pablo Escobar. Sí, a ese tipo que mandó a matar al que se le antojó y que puso las bombas donde se le dio la gana sembrando pánico y horror en todo el país. Ese mismo Pablo Escobar que hizo famoso  a nuestro país por tenerlo a él, el narcotraficante más sonado y peligroso de todos los tiempos.

¿Cuál es la idea o el objetivo de esta serie de televisión? Los que defienden la producción del Canal Caracol, dicen que ya es hora de contar la historia completa de este señor porque las nuevas generaciones, mi generación, tienen un vano recuerdo de las atrocidades que Escobar hizo en sus años de gloria que para infortunio del pueblo colombiano, fueron muchos años. Estoy de acuerdo que los jóvenes colombianos que por suerte no vivieron la era del capo de los capos, deben conocer la historia de este hombre porque dicen que pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla y no queremos eso.

¿Pero realmente se necesita de todo este despliegue mediático para conocer la historia oscura de este sujeto? Si la razón es la dicha en el párrafo anterior, debo decir que discrepo rotundamente con los productores porque en un país como Colombia, la televisión no educa sino entretiene. ¿Quieren que los jóvenes sepamos de la vida de Pablo Escobar? Aprovechen las aulas de clase para contarnos sobre él de una forma menos caricaturizada, menos farandulera.

Recuerdo que hace en la Semana Santa del año pasado, me estuvieron visitando dos amigas del exterior así que las llevé a la Plaza de Bolívar. Ahí, un auxiliar de la Policía Nacional nos invitó al museo de dicha institución. El museo es interesante y le muestran a uno todo tipo de armamento que se utiliza en la Policía y de qué país proviene pero en el último piso (en el sótano) hay un cuarto exclusivo a Pablo Escobar. Entiendo que quieran mostrar cómo fue la captura y todo el proceso y planes que se llevaron a cabo pero hacer una sala en un museo, exclusiva para semejante sinvergüenza que acabó con la imagen del país y con la vida de miles de colombianos, no tiene perdón.

Y por otro lado, sí, es Pablo Escobar, no es cualquier aparecido. Pero conociendo la producción colombiana y la pelea cazada por el rating entre los dos canales privados del país, puedo afirmar que de los 64 capítulos de la producción, en el capítulo 30 aproximadamente, el libreto va a cambiar para competir con la novela de RCN, o peor aún, va a caer en el cliché en el que cayeron producciones como “el cartel de los sapos”, “Sin tetas no hay paraíso” o “El capo”.

Creo que debemos dejar de idealizar figuras como la de Pablo Escobar y tener mano dura para acabar con toda esta escoria que anda rondando por nuestro país. Así nos ahorramos unos cuantos problemas a nivel nacional e internacional y unos millones de pesos en estas producciones que pueden invertirse en productos educativos y no sólo de entretenimiento, humor, balas, groserías y sangre.

 

Valerie Varty.

Gran Hermano chino.


Es sabido por todos que China es un país comunista en donde su mandatario es un dictador y así el pueblo chino se ha regido por años. Nunca hubo un sí ni un no en la dictadura; todos los ciudadanos orientales se regían por las leyes y reglas de su país y obedecían al pie de la letra las palabras del dictador Hu Jintao.

Pero entonces llegó la tecnología y con ella llegaron las redes sociales; esas redes que incitan y casi que obligan a los jóvenes a hablar, a dar sus opiniones, a contar minuto a minuto, segundo a segundo, qué está pasando con sus vidas; y los chinos, no se podía quedar afuera de esto. Así que luego de tanta presión del pueblo joven que se levantó y exigió el derecho a la libre expresión, el gobierno cedió, pero no del todo. Allá no existe facebbok, tampoco existe twitter. El gobierno se curó en salud y creó sus propias redes sociales.

La versión china de twitter  se llama Weibo y es una red social en donde los usuarios tienen la “libertad” de expresar sus pensamientos. Pero esa libertad, paradójicamente, está restringida por unas reglas que fueron creadas en los últimos días, consecuencia de sabotaje al gobierno por parte de unos usuarios de la red. Yo no lo llamaría sabotaje, lo llamo libre expresión en un mundo en donde el 85% de los habitantes gozan de este derecho. Así que ahora cada usuario comienza su cuenta con 80 puntos y a medida que va infringiendo alguna de las reglas, los puntos se van restando hasta llegar a cero y la cuenta es cerrada. Si el usuario tiene un excelente comportamiento durante dos meses, el sistema le vuelve a otorgar sus 80 puntos. Estas son las “reglas de juego”:

–          Difundir rumores.

–          Publicar información falsa.

–          Atacar a otros con insultos o comentarios denigrantes.

–          Oponerse a los principios básicos de la Constitución china.

–          Revelar secretos nacionales.

–          Amenazar el honor de China.

–          Promover sectas o supersticiones.

–          Convocar protestas ilegales o concentraciones masivas.

Con estas reglas lo que el gobierno está haciendo es jugar con la conciencia del ciudadano, haciéndole creer que goza del derecho (porque no es un privilegio) de libre expresión pero en realidad están siendo monitoreados las 24 horas del día por agentes secretos, por el Gran Hermano del siglo XXI. Un Gran Hermano que les está manejando el cerebro y las vidas a miles de millones de chinos, haciéndolos creer que pueden hacer en sus cuentas y con sus redes sociales lo que se les antoje; haciéndoles creer que es un juego de Nintendo en donde se ganan puntos y se pierden vidas. En China no hay segundas oportunidades, y los castigos por infringir cualquiera de estas ridículas leyes, son severos.

Si van a hacer las cosas, háganlas bien y de buena gana. Porque con pañitos de agua tibia, dándoles libertad pero sin soltarla toda a unos cuántos jóvenes que quieren expresarse, para después, como siempre, imponerse y cambiar las reglas a su antojo, no es cosa de hombres.